• Argentina Folklore - Roberto Chavero por Paso de los Libres

    Mantenemos con Roberto Chavero una fluida charla a la distancia, él por el Cerro Colorado de la provincia de Córdoba, Argentina, nosotros en España. Escuchamos una canción de la que es autor, nos ha llamado la atención la historia que contaba y le pedimos que nos diera más detalles. Aquí está y cuando el tema esté editado en vídeo, podrán verlo y escucharlo a Roberto…

    Así surgió  La pasolibreña

    Fui a dar una charla en Paso de los libres, Corrientes. Por cuestiones de organización no llegué a tiempo al ómnibus que me llevaba de regreso a Buenos Aires y me tuve que esperar la posibilidad de abordar otro que pasaba como a las 2:30 de la madrugada. En esa terminal, de una pequeña ciudad fronteriza, con todo lo que ello significa, había una niñita de unos doce años, hermosa, de rasgos típicamente guaraníes, miembros largos, estilizada, con una cajita en sus manos en los que tenía chocolates y golosinas.

    Recorría los andenes de la terminal ofreciéndolos a los viajeros. Tenía un latiguillo: "Me compra un chocolate, señor?". Vino a mí con el mismo voceo, le pregunté hasta que hora se quedaba. Me respondió que hasta que pasara el último ómnibus, es decir hasta las tres de la mañana. No le pregunté su nombre, cosa que siempre hago con los niños desconocidos que me abordan. Se retiró, siguió dando vueltas por la terminal.

    Al rato, vino se sentó a mi lado, apoyó su cabeza en mi hombro y se quedó dormida, con su cajita en las rodillas. Puedo decir mil cosas: ternura, amor paterno, cariño, compasión.... Ninguna de ellas alcanza a describir todo lo que me sucedió por dentro en ese momento. Como Neruda diré que " me caí del alma". En este preciso momento me sigue conmoviendo relatar lo vivido esa noche.

    Roberto Chavero, cantante, poeta y compositor del folklore argentinoDurmió un buen rato. Luego se levantó y se fue, sin decir nada. Tomé mi ómnibus y me iba dando vueltas en el corazón esta niña mientras viajaba. Porqué no le pregunté su nombre?, pensaba. Tal vez, porque tiene millones de nombres, me contesté.
     

    Me llevó varios años poder narrar esta historia en canción. Como corolario le cuento que cuando mis compañeros volvieron a pasar por la terminal y tuvieron que quedarse allí por un trasbordo durante unas horas, había una joven de unos 20 años, abordando a los pasajeros con un: "Me compra un chocolate, señor?" Quiero pensar que la canción en alguna medida la protegió y la seguirá protegiendo de las angustias de la vida. Tal vez , ese sea el sentido de las canciones con fundamento. Le mando un abrazo a Pontevedra, Roberto
     

     

     

    La Pasolibreña

    Letra y música de Roberto Chavero

    Vacíos andenes de ternura y paz.
    Sin tener adonde ir ni regresar.
    Pasaban mis horas, junto al Uruguay;
    Mi alma se dormía para no llorar.
    Pero apareció, para iluminar
    La noche inmensa de la Terminal.

    Qué dulce adiós era tu pregón:
    “me compra un chocolate señor?”
    Tristes monedas de orfandad
    En tu bolsillo ibas a guardar.

    Noche sin luna en el andén,
    Pasolibreña, mi guayna-í
    La dulce lumbre de tu inocencia
    Era la única luz allí.

    Rodeado de ausencias, en tierras lejanas,
    mi alma era el río muriendo en la playa.
    Terroncito de arena del río Uruguay,
    Dejaste en mi orilla  un naufragio más.
    Solo pude darte esta canción
    Pidiendo al río amparo y protección.

    Terrón de arena, tierno candil
    Aquella noche cuidé de ti,
    cómo será tu amanecer,
     hoy que me encuentro lejos de allí.

    Noche sin luna en el andén,
    Pasolibreña, mi guayna-í
    La dulce lumbre de tu inocencia
    Era la única luz allí.

    Noche sin luna en el andén,
    Pasolibreña, mi guayna-í
    Aún me alumbra tu dulce luz
    Terrón de arena, tierno candil.

    Gracias Roberto. He andando mucho por nuestra Argentina y a veces por carretera en omnibus, los autobuses por aquí. Me ha tocado hacer trasbordos en madrugadas, he visto a nuestros vendedores de andenes, también en el tren, con muy poca mercancía en las manos, unos ojos lejanos. Me ha emocionado el relato y la canción. Como hacen los poetas cabales, en esa pasolibreña están todos los niños y jóvenes que he visto a lo largo de muchos años, que tratan de conseguir unas monedas para llevar a sus casas.
       
    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo con el folklore argentino, el canto de sus provincias

    Compartir en

    Lista de comentarios

    HAIDÉ DAIBAN17/07/2012 16:42:37


    HAY MUCHO PARA CONTAR EN NUESTRA TIERRA, DE PERSONAJES Y LUGARES, PERO ANTES HAY QUE TENER CORAZÓN Y OJOS ABIERTOS, LA SENSIBILIDAD QUE NOS HACE DESCUBRIR ESOS MUNDOS. BRAVO POETA!!. GRACIAS

    Perla Azcoitia16/07/2012 01:12:39

    Cuánta ternura en esos versos a una guaynita pasolibreña, anónima, que se le metió en el alma a Roberto Chavero quien hereda la inspiración de su padre el inigualable Don Ata.

    Luis Lorente16/07/2012 00:07:38

    Profunda y emocionante historia hecha canción,Felicitaciones!!,muchas gracias.

    Angeles Ruibal15/07/2012 15:46:54

    Una vez más Roberto Chavero nos sorprende y está vez desde lo más profundo de su gradioso corazón. La ternura de su voz y la sensibilidad de su música, nos atrapa y nos compromete a ver de otra forma a esos chicos que tantas veces nos ofrecen su escasa mercancía. Gracias Roberto por despertar los corazones de tanta gente dormida.

    Un gran abrazo y hasta pronto

    Ángeles Ruibal

    Maria Cristina15/07/2012 12:06:49

    ¡Que tierna e impresionante historia ! y como es narrada por ese gran POETA, la he disfrutado mucho. Gracias

    cesar j. tamborini duca15/07/2012 12:00:54

    Emocionante y hermosa la canción que lo acompaña. ¡FELICITACIONES!

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos