• Argentina Folklore - Saúl Quiroga, El Vallisto – Poeta, compositor, cantor

     

    Buscando comprender por qué aquel hombre: Poeta, compositor y cantor, nacido en Buenos Aires, abraza y siembra su corazón en aquel pequeño y pintoresco pueblo de Usno, allí donde la luna posó sus sueños quedando eternizada en el paisaje de Valle Fértil, allá en la Provincia de San Juan de nuestra querida Argentina. Natalia, su hija, a quien le manifesté mi deseo de escribir la Semblanza de Saúl Quiroga, de la cual hoy ella es participe. Nos cuenta en pocas pero sentidas palabras el origen de sus ancestros y el de su padre…

     

     

    Andrés Hidalgo  “Saúl Quiroga en palabras de su hija Natalia”

    Saúl Tristán Quiroga, El Vallisto, cantante y autor folklórico argentino“El padre de mi padre, Saúl Quiroga Alvarado, era sanjuanino, proveniente de una familia fundadora de la Provincia de San Juan y descendiente de los fundadores de Valle Fértil, nuestro pueblo natal. Por razones de trabajo, el de Comisario Inspector de la Policía Federal vivió un tiempo en Buenos Aires, donde conoce a mi abuela, la madre de mi papá, Carmen Almandoz Sauze. Allí se casaron y vivieron hasta la infancia de sus tres hijos: Martha, Stella y Saúl Tristán, mi papá. Al morir mi abuelo, mi abuela se instala en la casona de Usno en Valle Fértil, rincón natal de su esposo, lugar donde fue feliz en los frecuentes viajes a esa localidad. Por entonces mi padre tenía aproximadamente 6 años. Es por eso que en realidad mi padre era sanjuanino, si bien nace en Buenos Aires por una circunstancia de trabajo de su padre.

    Dado que pasaba todos los veranos en Usno, es allí donde se formó su alma de poeta, creció junto a los arrieros y al contacto con los troveros del lugar, de esa manera surgió su amor por la música cuyana más auténtica. Él era autodidacta. La magia del paisaje de Usno y la sensibilidad de su madre hicieron el resto. Fue ella quien "me enseñó a mirar la luna" decía mi padre”. Ella escuchaba música clásica, tango y jazz y entre estas músicas crecía mi padre. Vivió toda su vida en San Juan, aquí se casó con mi madre, Rosa Moncunill. Tuvo tres hijos: Natalia, Saúl Darío y Facundo, de mayor a menor”.

    Andrés Hidalgo  - Datos biográficos de Saúl Quiroga


    Saúl Tristán Quiroga nació en Buenos Aires, capital de la República Argentina, el día 10 de noviembre del año 1933, el día en que los argentinos festejamos nuestra Tradición, en homenaje al natalicio de José Hernández autor de la obra cumbre de la literatura Folklórica Argentina, “El Martín Fierro”. Ya en su pueblo de Usno, Saúl tuvo una niñez feliz, campesina y cristiana. Creció junto a sus hermanas con el afecto de su madre y su familia, amante de San Juan y de su tierra, donde se inspiró para componer sus poemas y sus canciones, todas dedicadas por cierto al folklore local. Saúl, fue vallisto por excelencia, dedicó su poesía, su música y su canto a Valle Fértil. Muchas de sus letras de hondo contenido poético y filosófico están dedicadas al amor, a la mujer, a las costumbres y a las tradiciones; pero particularmente a su rancho (casa enclavada en la localidad de Usno). Él con admiración pinto en sus versos el paisaje destacando cada uno de los lugares; y sus metáforas hacen de sus canciones lo más bello y sentido del hombre poeta y lugareño.

    Obra Literaria y Musical de Saúl Quiroga

    Saúl Quiroga, folklorista argentino nacido en Buenos Aires pero criado y afincado en la provincia de San Juan, en el Valle Fértil, llamado El VallistoLa obra musical y poética de Saúl Quiroga está basada en los ritmos propios de la región de Cuyo e incluye: Cuecas, gatos, zambas, tonadas valses y canciones. La mayoría de las cueles fueron y son interpretadas por artistas locales, nacionales e internacionales. Las más conocidas son: Corazón (cueca) - Antes que amanezca (tonada) - Riqueza mía (zamba) - A Don Raúl Oro (cueca) - Si me piden que cante (gato) - Canción para mi abuela (cueca) - Lunita (zamba) - Canción para Natalia (canción) - Por tu moñito (gato) - Mi rancho compañero (zamba) - Soy Vallisto (cueca) - Al hombre al pájaro a la flor (canción) - El último viaje (vals) - Mi flor ausente (cueca) - Sangre extranjera (vals) - La de tus ojos (cueca) - Amalaya (gato) - El nido está vacío (chacarera)- Momento de amor (guarania) - Vuelve la primavera (cueca) - Como la araña (gato) - Allá en mi valle (vals) - Pintor del patio (zamba) - Recuerdo me traen las cosas (chacarera) - Como el árbol el humano (tonada) - Aunque no salga el sol (vals) - Así es mi rancho (cueca) - Me hiciste mal (cueca - Tonada para tu boca - Soledad y ansiedad (canción) - Semillita y sangre mía - Recuerdos me tren las cosas - Quiero tener un sembrado - Que se lo lleve el río - Pueblo sin vos - Piel de primavera - No tarde mucho - Momento de amor - Mi paisaje - La vuelta - La pollerita - La paloma y el cielo - La noria y el tiempo -La luna y mi soledad - Hoy me quedo solo - Hacia tus ojos - El picaflor y la rosa - Deseo de ti - Criollita del puesto - Canción de los molinos de Huaco - Aunque no salga el sol - Antes que amanezca el día - Amalhaya - Allá en el valle - Adiós calandria cantora - Yo no sé qué ofrecerte etc....

    Sus canciones como “Corazón”, “Me hiciste mal” y “Mi flor ausente” trascendieron fronteras y fueron interpretadas por reconocidos folcloristas locales y nacionales: Los Hermanos De La Torre, Los Manantiales, el dúo Mínguez Barboza, Claudia Piran, Viviana Castro, Antonio Tormo, Los Chalchaleros, Los Fronterizos, Los Quilla Huasi, Los Indios Tacunau, Mercedes Sosa (que eligió para cantar la renombrada cueca “Corazón”) . Mi rancho compañero fue grabada en España por Belén y Kike Decaso, dúo conformado por Belén Decaso, esposa de Roberto Palmer, ex integrante de Los Cantores de Quilla Huasi y su hermano “Kike, con el acompañamiento y arreglo musical en guitarra de Roberto Palmer.

    Hay una enorme cantidad de paisajes, recuerdos folklóricos y vivencias en la vida de Saúl Quiroga, motivo suficiente de inspiración para sus cuecas, gatos, tonadas. La última canción que él compuso y que tituló “El último viaje" (Vals) la hizo un día cuando estaba cantando y recordó a su querido amigo Mario “Bebe” Flores, quien había fallecido hacia poco. Emocionado no pudo cantar, pero dejo plasmado en su vals eso que le había querido decir en vida.

    Reconocimientos a la labor artística de Saúl Quiroga

    Don Saúl Tristán Quiroga, folklorista argentino afincado en el Valle Fértil, Provincia de San Juan Saúl Quiroga recibió muchos reconocimientos a su labor artística. En 1999 recibió de UPCN el reconocimiento a su trayectoria. En noviembre 2007 en el Auditorio Juan Victoria. Fue considerado el referente para varias generaciones. A lo largo de sus 50 años de carrera ganó numerosos certámenes, cosechó cantidad de distinciones como la Medalla a la Trayectoria y el Reconocimiento Autoral de Sadaic. Uno de los reconocimientos más importantes que recibió fue en abril del año 2011. Homenaje que le hicieran en la sexta edición del ciclo “Para el tiempo de Cosecha” en el Congreso de la Nación Argentina. Ante este hecho Saúl expresó estas palabras: “Este homenaje me llega en un momento en el que ya estoy por el camino de regreso. Nunca me lo imagine. Nunca pensé que lo merecería. Además en este momento que no estoy bien de salud, ya les había dicho que no iría, pero desde Buenos Aires buscaron contactos en San Juan para estimularme y acá estoy, para que seguirme negando, sería una falta de respeto ante una atención tan importante como la que me están ofreciendo”. Y así el cantante y poeta sanjuanino fue elegido como uno de los mejores exponentes del folklore de San Juan, junto a amigos, familiares y colegas.

    Saúl Quiroga y su opinión sobre el Folklore

    Saúl Quiroga con esencia de hombre pueblerino, cantor y poeta opina con sabias palabras sobre su folklore y el folklore en evolución. Cuenta que en sus época el músico, compositor o el cantor expresaba sus vivencias sus paisajes con un sentimiento nato singular, ameno; no andaba con merodeos ni exquisiteces, agarraba su guitarra y con un par de notas te hacia una cueca, una tonada, una zamba o un vals. Eran hombres repletos de sabiduría que se daban maña para ponerle música a sus poemas. Recuerda haber escuchado los discos de La Tropilla de Huachi-Pampa de Buenaventura Luna, y en su opinión dice de él: “A Buenaventura Luna, su cultura lo hizo un hombre muy importante. Fue político, historiador, maestro, y sobre todo fue investigador del hombre de su lugar. Por eso, no se lo considera como un parámetro para la música cuyana. Sino que fue muy localista. Las cosas que él escribió nadie más las ha escrito ni las va a volver a escribir. Fue uno de los personajes más extraordinarios que ha tenido la literatura sanjuanina”.

    El cantor y autor del folklore argentino y cuyano Saúl Quiroga Otro de los grandes fue Andrés Chazarreta quien recopilo canciones maravillosas y las musicalizo con su piano, más tarde él incluyo el bandoneón en su música. Otro por recordar el dúo Ocampo - Flores. También recordó haber escuchado a Los Chalchaleros y dijo que eran tan simples que solo rasgueaban las guitarras y su canto era llano. Los Fronterizos otro conjunto salteño con voces muy armoniosas y buenos arreglos. Ellos respetaban sus raíces folklóricas porque eran auténticos. En esa época no se conocía la palabra “proyección folklórica”, el que iba a cantar con nuevos acordes, nuevas armonías, nuevas voces, cosas extrañas del folklore…Primero lo aclaraba diciendo: “Esto es proyección folklórica”. Eso sí se aceptaba como algo nuevo. Pero ahora aparece uno y se le ocurre ponerle saxo a un chámame, o batería a una tonada. A la cueca con bajo eléctrico... Eso es espantoso, no puedo creerlo”, confiesa. Y en su alma donde guarda tantos recuerdos, conserva un puño de vivencias y conocimientos que lo llevan a pensar de una manera diferente.

    Saúl Quiroga no está enojado, tampoco está resentido y mucho menos desilusionado. Sólo que expresa lo que siente: “A la gente joven no le importa lo que uno opine pero creo que tendrían que ocuparse de escuchar la música de antes. Además, cuando hay talento en un cantor no necesita tanta batería, ni tanto bajo, ni tantas cosas”. “El folclore se ha deformado”, “hay nostalgia en su mirada”. Ésa es su verdad, la que no todos quieren escuchar.  Saúl Quiroga siempre estuvo satisfecho de su obra porque todas sus aspiraciones él las cumplió. Si bien su labor ha sido reconocida con actos y premios, tuvo la gran satisfacción de recibir el homenaje íntimo y cálido de la gente que lo paraban para saludarlo y estrechar su mano cordialmente.

    Muchas veces Saúl pensó que era exagerado por el afecto que le ofrecían y aún más cuando le decían: “¡No puede ser que lo esté saludando, que le esté dando la mano!” Nobleza de hombre criollo. Alguna vez Don Saúl Quiroga contesto “Soy una persona como cualquier otra que lo único que ha hecho ha sido querer, amar a su tierra, a sus costumbres. Y he tenido la suerte de poder decirle todo a mi tierra, a mis tradiciones, y lo más grande es haber podido expresarlo”

    Comentarios y anécdotas

    Pepe Sarasúa junto a Antonio Tormo y Saúl Quiroga, tres grandes folkloristas de Argentina Nos dice “Pepe” Sarasua, músico e intérprete: “Estimado y nunca bien ponderado Andrés: Elogio tu tenacidad por defender nuestro Folklore, pero creo que con el Saúl, no tengo recuerdos que se puedan convertir en anécdotas. Fuimos colegas en el escenario, amigos en las fiestas donde se cantaba nuestro folklore. Tuve la suerte de que me considerara para grabar siete canciones que presentó en un concurso, donde yo puse la voz, él la poesía y la música. Nunca supimos que se hizo de ese concurso ni de las canciones - gracias a Dios él era lo suficientemente prudente como para registrar todos sus temas antes de darlos a conocer o publicarlos. Su fuerte carácter y una impronta adusta no reflejaba su verdadero ser. Era amigo de los amigos. Respetaba la profesionalidad y te lo hacía saber con frases, que no sabias si te estaba retando o felicitando. Cuando realmente logre entenderlo, supe valorar sus consejos, y orgullosamente decirlo "fui amigo del Saúl Quiroga"

    En una oportunidad fui testigo de su fuerte presencia en el escenario. Subió a cantar en una confitería que tenía el Auditórium, y pidió que las personas que quisieran fumar, lo hicieran en el exterior. Increíblemente, y esto no es poco en determinados lugar públicos, así lo hicieron, nadie prendió un cigarrillo ¡asombroso! - También lo vi en dos oportunidades bajarse del escenario porque no lo escuchaban como a él le gustaba (y como corresponde) en absoluto silencio. Afinaba su guitarra más baja que lo normal, como yo no sé música, no sé si era una o dos octavas. Una vez se me ocurrió preguntarle por qué lo hacía. Su respuesta fue de lo más lógica, donde él vivía Valle Fértil, no era fácil conseguir cuerdas, tenías que esperar que alguien bajara a la Capital de San Juan para que te hicieras de un juego nuevo. Consecuencia: al estar más flojas las cuerdas duraban más. Es muy común esta afinación en los criollos que viven en zonas alejas. Bueno: al fin me fui acordando de algunas cosas”

    Raúl de la Torre recuerda a su paisano sanjuanino Saúl Quiroga, gran autor y cantor del folklore de ArgentinaRaúl De La Torre, abogado, músico, compositor e intérprete: “Te extrañamos Saúl por esa marca que ostentabas con tu palabra severa y otras veces triste; por la canción niña que dejaste a mitad del camino; por la que no podrás parir; por tu figura de quijote manso surcando las calles de esta provincia sanjuanina que muchas veces no te fue tan gentil como vos lo fuiste con ella; por el tono profundo y sentencioso de tu canto; por el modo con que abordabas la vida en trinos; y, a pesar de que poco se te veía (siempre fuiste de perfil bajo), por todo eso -y bastante más -, te extrañamos, Saúl Quiroga. Muchos saben de tu permanente pregón reclamando con tristeza por qué no se te convocaba a los festivales provinciales. Muchos también saben que es imposible derogar el canto prestando oídos hacia otro lado, como si no existiera; que es imposible hacer de algunos artistas un montón de ausencias, cuando –inexorablemente- el artista vuelve de los silencios transitorios, y, en tal caso, con mayor preponderancia, porque se viene de vuelta al ruedo con el  reconocimiento de la gente como bandera. Tranquilo, Saúl. Nadie, por más olvidos que tenga o se forje, podrá borrar de la conciencia popular que tus canciones fueron grabadas por los mayores intérpretes nacionales y de América. No se podrá echar en el saco del desdén que una vez ungiste: “Tengo un platal de trinos entre las ramas del viejo tala”, porque aquella fue una proclama por la vida, la humildad y la poesía. Ni que se te ocurrió verificar que la melancolía y el tiempo construyen poemas: “Se deshojó el molino, como si fuera una margarita; mientras se va muriendo, me va dejando su musiquita”. O que el olor de las empanadas puede en algún momento, en la factoría de un poeta, venir de la mano frutal de bellísimas imágenes: “El horno está bostezando con fragancias de jarilla”.

    "Tuve la gran satisfacción de ofrecerle, algunos años antes de su partida, un poema mío para que le pusiera su música, como lo he hecho últimamente y con fortuna con grandes compositores nacionales. Saúl me miró con extrañeza y seguidamente me confió que eso no lo había hecho nunca, pero que lo intentaría. Él componía sus propios poemas. Al día siguiente me llamó y me dijo que ya tenía la canción, se trataba de una zamba. Por esas praderas azules donde vegetan eternidades los que hicieron algo por la vida y la belleza, andará esta música abrazada al poema que refiere la muerte de un pajarillo: “Y se fue, marchitada y sin dueño, su canción por el sol del estío, y un fugaz campanario de frío, en la rama vacía quedó. Y de pronto callaron las cosas, su discurso de acequias y grillos, y el gemido de aquel pajarillo, sólo el viento de enero escuchó”. El poema es compaginación, espejo emocional de la realidad. Por eso, vientos de enero están buscándote, Saúl, pajarillo vallisto, para corregir los extravíos de la deudas humanas, para hacer justicia con el viento dulce y las acequias, para recopilar el canto de Cuyo en la modesta grandeza de “platales de trinos”.

    Nos dicen desde la Escuela Municipal de Música Valle Fértil

    Don Saúl Quiroga con amigos en su tierra, la provincia de San Juan, Argentina“Recordamos a Saúl Quiroga impecable vestido y con esa felicidad que irradiaba cuando llegaba hasta aquí. No dejaremos de lado el proyecto creado para que Saúl quede en cada Biblioteca Popular y en cada escuela del País, para que nadie desconozca sus letra y que cada profesor de música pueda enseñarlo en cada institución educativa de Cuyo. Este es nuestro anhelo y propósito. Quiero recordar también desde la docencia vallista, que Saúl Quiroga fue en algún momento denuestra historia, profesor de música del Colegio Superior Cosas de Argentina, nunca tuvimos mejor profesor. Nos sentimos orgullosos de él, porque cómo compositor llegó a todos los rincones del país, y que con su voz haya hecho conocer este pedazo de tierra tan lejano”

    El día en que Saúl Quiroga se ausentó de San Juan

    El 2 de septiembre del año 2011 Saúl Quiroga cerró sus ojos y se marchó de este mundo. Muere en San Juan víctima de una afección pulmonar. El hombre parte dejando un vacío enorme. Su figura ya no está, pero ha dejado en el corazón de su pueblo su voz, su sentir, su poesía y su manera de pensar.  “El Vallisto” Vivirá por siempre en las cuerdas de una guitarra, en la voz del cantor y en el silbido del viento. Y los pájaros con su trino sobre las ramas del viejo tala, allí estarán. Desparramando tonadas con el cogollo a su nombre. Hoy Saúl Quiroga “El vallisto” descansa bajo un algarrobo en su pueblo de Usno, Valle Fértil San Juan.

    Alguna vez Saúl nos dijo con su inspirada voz “Cuando ya el cansancio aletargue mi canto y el momento de ensueño llegue a su final, pienso que no hay paisaje mejor que tus encantos, pues encuentro más bellos tus ojos al mirar” Y aquí mismo nos canta "Mi rancho compañero"

    Andrés “Lolo” Hidalgo - Juan María Gutiérrez - Berazategui - Argentina andreshidalgo1948@yahoo.com.ar eleoandres@gmail.com
    Otras notas de Andrés Hidalgo
    Félix Dardo Palorma. Folklore argentino que llega de Cuyo
    Argentina folklore. Los Hermanos de la Torre, sanjuaninos de ley
    Folklore argentino. Hilario Cuadros, “El Trovador de Cuyo”
    Amalia de la Vega, folklore uruguayo y argentino en su voz
    Y ahora Los Quilla Huasi. Roberto Palmer, historia de un folklorista argentino
    Folklore argentino. Saúl Salinas, un sanjuanino de ayer
    Música Argentina. Hermes Vieyra, El Pianista de San Juan
    El Chango Rodríguez, folklore argentino desde el corazón

    Argentina Tango - Radio Aldiser - Argentina Mundo - Argentina Folklore - Canal Aldiser



     

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos