• Argentina Historia - La Batalla de San Carlos - Polémica

    Un común amigo, Vicente López, nos pone en contacto con la profesora argentina Graciela Alicia Waks, que en 2008 ha presentado un estudio con el título que utilizamos para esta nota. Vamos a pedirle a la Profesora Waks que nos hable del por qué de su interés en los pueblos aborígenes nuestros y  esta batalla entre tribus de mapuches y el Ejército Argentino en tierras de la provincia de Buenos Aires, Argentina.

    La batalla de San Carlos, en la provincia de Buenos Aires, Argentina

    "Desde muy pequeña, en mi familia comencé a escuchar hablar sobre los pueblos originarios y los enfrentamientos qué se habían producido en nuestra región (centro-oeste de la provincia de Buenos aires), entre estos y los “huincas”(hombres blancos-cristiano).

    Tuve la suerte qué en mi casa se disponía de una extensa biblioteca sobre el tema, ya qué mi padre era el qué gustaba leer sobre esto, y además era un autodidacta en cuanto a investigaciones sobre el terreno de los sitios en donde se encontraban constructos de los huincas (localización y restos de fortines, fuertes, etc), como así también de los asentamientos indígenas, rastrilladas, etc.

    Mi madre, también ávida lectora, fue la que me incentivo a leer. Acompañe a mi padre en algunos de los reconocimientos sobre el terreno. Ya recibida de profesora de Geografía, aplique donde era posible estos conocimientos, ya sea cuando hablábamos con mis alumnos sobre población, modos de vida, economía argentina,(ganadería), etc. Todo lo relacionábamos con los pueblos originarios. Grande era mi sorpresa cuando comprobaba  qué los alumnos no conocían prácticamente nada sobre lo preexistente a la llegada del europeo a América, y menos aún de los pueblos originarios; excepto “qué los colonizadores debían defenderse de los ataques de los salvajes, ladrones y sucios INDIOS”.

    Promediando mi etapa como docente, decido estudiar en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Tandil) la Licenciatura en Geografía, dado que siempre pensé en escribir sobre estas cuestiones,-  además, mis alumnas del Profesorado de Educación Primaria, me incentivaban para hacerlo-; pero para ello, debía prepararme para realizar un trabajo de investigación científica.

    Así es qué actualmente me encuentro realizando la Tesis de Licenciatura. El trabajo sobre la Batalla de San Carlos y la actuación del cacique Callfucura, forma parte de esa Tesis. Por último, quiero dejar sentado, qué la nueva mirada y conclusión del mismo, parte de un encuentro con comunidades originarias qué “corrieron el velo de mis ideas previas” y me permitieron descubrir en las mismas fuentes bibliográficas, indicios y pruebas qué modificaron mis conocimientos ,  abriéndome un inmenso panorama en el qué me encuentro hurgando."
     
    A continuación ofrecemos una sinopsis de la obra. En la fotografía de apertura de esta nota vemos a la autora, Graciela Waks,  realizando observaciones en los médanos que rodean la laguna Quemhuimn (Un paradero-mapudungun).

    Terrenos donde se encontraba el Fortín Victoria, erigido en 1872, conmemorando el lugar donde se desarrolló la batalla de San Carlos.(Toto de Graciela Waks).Datos del libro Victoria y gloria del Cacique General  Callvucurá.

    Una Visión distinta  de La Batalla de San Carlos.

    Profesora Graciela Alicia Waks (2008)



    En el trabajo de la profesora Wacks se ensaya una forma de analizar lo acontecido en la Batalla de San Carlos, que sucedió el 8 de marzo de 1872 en territorio del actual partido de Bolívar,  en circunstancias  que se enfrenta el Cacique General Juan Callvucurá, al frente de 3.500 lanzas, contra las tropas del Estado Argentino, comandada por el General Ignacio Rivas (entre las que se contaban 1100 lanzas de los caciques  Cipriano Catriel y Coliqueo).

    Esta forma de analizar documentos históricos ya existentes a la vera del análisis del discurso, y con una metodología antropológica e histórica, ayudada de una reconstrucción de la historia no escrita y de los saberes de descendientes de pueblos sofocados en la denominada “conquista del desierto”, ha permitido sostener lo siguiente:

    En el Combate de San Carlos se enfrentan dos posturas culturales muy diferentes; totalmente opuestas. 

     La de los pueblos liderados por Callvucura, ó Calfucurá, era la de defender el territorio en el que vivía su pueblo desde miles de años (preexistentes a la llegada de los europeos); su biodiversidad, cosmovisión, conocimientos y forma de vida en ese territorio que les brindaba todo para sobrevivir y desarrollarse como pueblo libre.

    La postura de los militares en batalla era obedecer en avanzar la  línea de frontera y ganar tierras para el Estado que ya estaba inserto en el mundo capitalista, y en plena etapa agroexportadora.

    La retirada de Calfucurá del combate, ya había sido calculada desde antes. Cuando se analizan los registros desde diferentes ópticas, está claro que a Calfucurá le interesaba pasar el inmenso arreo que traía la “chusma, y solo dio combate para entretener a las tropas del Estado. Cuando calculó que el arreo ya llevaba bastante ventaja, se retira. Demostrando, su inteligencia, su estrategia, su seguridad y logrando hacer “hociquear” una vez más a sus enemigos.

    Sin embargo, desde documentos históricos, el Estado Argentino no reconoce la derrota, es más, la transmutan en el “Gran triunfo de San Carlos”, como fue reconocido por varios años. De allí que hoy, en homenaje a quien estratégicamente se retira para proteger a su pueblo y su arreo, se presenta esta nueva visión de lo ocurrido en territorio del actual partido de Bolívar, para que sea considerada por estudiosos y por quienes quieran buscar la otra parte de la verdad.

    Argentina al Mundo, recorriendo la historia argentina para la colectividad de emigrantes en España, Europa y el Mundo

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Gabriel Vénica30/09/2017 00:53:57

    NO HAY UNA SOLA FRASE DEL ESCRITO QUE PUEDA CONSIDERARSE SERIA, CIENTÍFICA, FUNDADA.

    Es un relato fantasioso, con falsedades que alarman. Espero que no esté enseñando. Le llama arreo a un malón donde se llavaban no menos de 150 FAMILIAS cautivas despues de haber asolado a 25 de mayo, 9 de Julio y otras localidades...

    Y "maniobra para entretener" a un feroz enfrentamiento que dejó 250 muertos. 200 del lado de Calfucurá que contaba con un ejército de 3500 lanzas. 2000 de ellos venidos de Chile

    Enrique08/08/2017 00:10:00

    Siempre es necesario contextualizar los hechos históricos. Para no desviarme del asunto, ratifico que Juan Calfucura Ordoñez - mestizo de una cautiva chilena- era y se manifestaba chileno. Con su llamada "Confederación General de las Tribus Pampas", le declara, en esos momentos la "guerra al gobierno argentino en nombre de su condición de Lonco chileno de los mapuches; quienes fueron invasores y tras culturizaron ,para si a los Aoni-knk, gunnuna-knk (tehuelches meridionales y septentrionales respectivamente, así como huarpes, pampas y otras etnias.
    En los últimos tiempos ha prosperado una forma político-romántica de visualizar el complejo tema de las fronteras interiores de los SXVIII y SXIX.

    guillermo caviasca27/07/2017 22:12:51

    Algunos errores de interpretación. El combate de San Carlos fue una victoria estratégica del Estado sobre las tribus que aglutinaba Calfucura. Si bien ya el poder de la "confederación" salinera se veia declinar en su capacidad de convocatoria desde que el Estado Nacional fue dando por terminadas sus conflictos internos (Calfucurá va perdiendo el apoyo primero de las tribus norpatagónicas (muchas de las cuales prefieren lazos de acuerdo con el Estado) despues de varias tribus ya antiguamnete aliadas de Rosas, y finalmente de los ranquelinos. San Carlos es la marca de su declinacion, que en terminos relativos se expresa en el avance del Estado en todos los planos y el estancamineto y retroceso de las tribus.

    Segundo error, si bien Calfucurá hace en sus cartas un señalamiento de "ancestralidad" eso es una cosntrucción ya que esta plenamente documentado aún por sus propios escritos (o los de sus secretarios, ya que los caciques no sabian escribir ni leer) que la parcialidad de Calfucura llegó a las pampas de los que HOY es Chile en el 30 , exterminó a los Borogas (que habian llegado en el 20 de la misma zona) y construyó un asentamiento en la zona de salinas grandes y las encadenadas (en alianza con Rosas), ruta clave del tráfico de ganado hacia los mercados chilenos. Ese error que arrastran muchos se debe a considerar la existencia de UNA nacion indígena, cuando no hay un nación, ni una etnia sino varias diversas y fluidas. Para el período que se habla en esta nota estan al menos los salineros de Calfucura y despues Namuncurá surgidos en los 30 no antes. Que son muy distintos a los Ranqueles otra etnia que se forma por migración de la guerra, absorcion y mestizaje con tribus preexistenes. Estan los Manzaneros (Tambien en el mismo proceso de cruza Tehuelche araucana etc.) los tehuelches de la costa (no "puros"). etc. Todos estos tiene fuertes guerras entre sí y no tienen una actitud similar respecto de los criollos. De hecho son muy numerosos los indigenas aliados y que forman en las filas del ejército, guardia nacional o como apoyo en la "frontera" interna. El proyecto de calfucura (asumimos que lo tuvo) era generar una confederación de tribus de característica segmental flexible pero bajo su autoridad (tambien flexible y respaldada por exitos)que permitiera mantener su soberania como tribu y su modo de vida económico y cultural, sin incorporarse al estado nacional. Tenia la ventaja sobre el resto de la etnias de ser el que más vínculos conservaba con el lado chilenos de la cordillera. Por ultimo no debemos olvidar que las cosntrucciones de estas naciones indigenas estan relacionadas en forma desigual con la influencia criolla y especialemente por el sistema de raciones del cual en muchos casos dependia la autoridad del cacique y su capacidad de reclutar seguidores.

    pablo lasa19/07/2017 23:51:07

    Hola Graciela, sabrás las coordenadas X e Y(latitud y longitud) del combate de San Carlos? gracias

    Javier Wasserzug26/04/2017 01:41:57

    Independientemente de intercambios acerca de los hechos y las crónicas en general, me llama la atención cuántos participantes usan la historia (entre otros temas) con fines racistas y discriminatorios. Noto siempre un patrón obsesivo en estos exaltados; usar cualquier tema o debate para acusar al interlocutor de perseguir oscuros fines políticos extremos. Como les encantaba hacer a nuestros brillantes y no poco cobardes "estadistas" de los gobiernos militares y sus respectivos lameculos de turno.
    Aplaudo el trabajo de mi exprofesora que, como todo trabajo de investigación, puede tener sus detractores pero que también, como comenta ella misma en estos espacios, "movilizar e interiorizarnos más en esta parte de nuestra historia" es la consigna.

    Daniel Roberto06/03/2017 16:22:11

    Todo muy lindo, pero Chile no existía y ellos sí, Huente Curá (padre de Calfúcurá, ayudó a José de San Martín la campaña a Chile, Rozas llama a Juan para que le ayude con los borogas, trata con ellos y, luego de "curtirlo" a lazo por hallarlo merodeando en sus tierras (de San Miguel del Monte Gárgano pata allá)apadrian a Mariano Rosas (Panguitruz Goor. Los que descendemos de inmigrantes somos todos invasores. Escuchar "La conquista del Desierto", de Juan Carlos Di Fulvio es muy instructivo, y leer más. Boer y Rauch venían de otras guerras.

    Ricardo18/09/2016 02:41:36

    Lo que dice esta señora es tan fantasioso, mentiroso y ridículo que me cuenta pensar si lo dioce por ignorancia o por motivos económicos personales. Los mapuches nunca fueron originarios del territorio argentino, y contrariamente exterminaron, ellos, a los pueblos originarios existentes como es el caso de los tehuelches.

    ndakgar27/07/2016 06:06:34

    graciela alicia waks, cuánto te paga la nación tehuelche (con sede en londres, gran bretaña) para que mientas tanto sobre la historia y la tergiverses tanto???
    demostrás mintiendo tan flagrantemente que sos una vil mercenaria antiargentina.
    pretendés que se parta nuestro territorio desangrando nuestra patria que es lo que pretende la nación tehuelche a la cual respondés con tus escritos, repitiendo sus mismas mentiras.

    Fernando Javier Caldera12/07/2016 03:16:49

    Lamento sinceramente que el señor "Carlos" no haya comprendido mi comentario de mas abajo, evidentemente está muy imbuido de los pensamientos que intentan reescribir nuestra historia, y no pudo comprender que mi intención es subrayar antes que los hechos -los cuales pueden ser tergiversados con perversa yo inocente intención- la mala praxis de dar por sentado lo que es una "moda" o un "relato" como un hecho histórico inamovible, sobre un alumnado que por lo general solo oirá esa campana, ya que seguramente no volverá sobre sus pasos investigando si los hechos presentados fueron realmente los acaecidos o una deformación de la realidad histórica.
    Mas allá de si el enfrentamiento entre el huinca y las parcialidades mapuches, fue un caso de civilización contra barbarie o un enfrentamiento entre culturas diversas (esta opción si que es imposible de comprender ya que la cultura que prevaleció no tuvo como adversario a otra cultura sino que a mi buen entender, se enfrentó a un rejuntado de salvajes que en un principio solo buscaban lucrar con el producto de sus tropelías y al final solo intentaban sobrevivir), la guerra que se sostuvo contra los pueblos originarios está hoy muy matizada por una hipocresía inentendible, primero porque ya no se puede volver atrás en la historia, por lo que la autoflagelación es inútil y segundo porque fue simplemente un enfrentamiento mas de los miles que ha tenido la raza humana en sus millones de años de su existencia y terminó finalmente como han terminado TODOS los conflictos humanos, dándole la razón a Darwin, prevaleciendo el mas fuerte, sin importar quien era el bueno y quien el malo, esas disquisiciones maniqueas no tienen cabida en la ciencia histórica que se nutre de hechos antes que de deseos.
    Para que no queden dudas, mi comentario es solo un pedido para que se enseñen no solo los hechos que creemos verídicos -de los cuales jamás podremos estar seguros en este caso puntual- sino también la necesidad de dudar de lo que enseñamos, para que los alumnos puedan investigar, leer distintas versiones de una verdad difusa, para poder comparar distintas campanas y enriquecer la discusión inteligente, sin caer en pontificaciones o verdades doctrinarias traídas de los pelos (o convenientes a nuestras ideologías), la historia no es perfecta, no es matemática, dos mas dos puede ser tres en algunos casos, o cinco, o incluso hasta cuatro, dependiendo de las pruebas que se puedan recolectar sobre cada hecho.
    ¡Qué se yo! Es lo que hago en mis clases, quizás esté equivocado, o quizás no.
    Igual ya es tarde para arrepentimientos, este es mi último año de cátedra, me espera una bien ganada jubilaciòn

    Miguel Contissa11/12/2014 23:09:19

    Comparto ampliamente el comentario de Marcelo.
    Es preciso dimensionar aquellos hechos ocurridos en el siglo XIX con la mirada de esa época. De lo contrario, hacemos demagogia barata.
    Los araucanos, no estuvieron en la patagonia "miles de años atrás", como dice la Sra. Waks. Cruzaron la cordillera a mediados del 1700. Lo hicieron progresivamente y con el objeto de "cazar" ganado cimarrón. Para ello, "pasaron por arriba" a otras etnias existentes, sea dominándolos o exterminándolos. Los boroganos, residentes del sur de Chile fueron masacrados en la zona de Salinas Grandes por las lanzas de Calfucurá.
    Luego de la caída de Rosas, se cortó el "racionamiento" que el gobierno les daba (alimentos, vestido, velas, papel y hasta vacunas contra la viruela) y comenzaron los "malones" a exigir esos beneficios. Los reclamos fueron en aumento y cada vez más feroces. Secuestraron, mataron, y hasta esclavizaron a mujeres, niños y hombres blancos.
    Todo este escenario provocó, primero la "Zanja de Alsina" y luego la intervención del Ejército con el apoyo de los indios aliados contra los araucanos que, por otro lado, estaban apoyados por el gobierno chileno para anexar a través de ellos, todo lo que había al sur del Río Negro.
    ¿Qué mirada "idílica" cabe en esta historia? Una historia que se desarrolla en pleno proceso de conformación de los diferentes Estados Nacionales en todo el mundo.
    Ayer el Intendente de San Martín de los Andes permitió izar una "bandera mapuche" en la plaza pública. Una bandera creada hace 30 años y una etnia que ni figura en la historiografía chilena o argentina.¡Me imagino cuánto se revolcarán en sus tumbas aquellos que dieron sus vidas por este territorio!
    Hace dos meses atrás, un "comando mapuche" incendió el Refugio Meyer en Bariloche para "reivindicar sus derechos sobre estas tierras".
    ¿Hacia dónde vamos?

    Marcelo10/12/2014 22:51:13

    Profesora Graciela Alicia Waks, otra revisionista que ve las cosas desde el futuro de aquellos años. Desde otro mundo, donde ha evolucionado el derecho, la sociedad, la tecnología y la mar en coche. Por empezar las huestes de Calvucura se comieron una derrota marca cañón, por razones mas practicas y terrenales: el armamento moderno (fusiles con cartuchos y cañones rayados), también en ese año el ejercito contaba con las primeras ametralladoras, y cañones con balas explosivas...la suerte de las tribus guerreras que aun basaban sus tacticas en cargas de caballería con lanzas, estaba sellada.
    Esta de moda hoy revalorizar a los pueblos originarios, "santificarlos" y ensalzarlos de derechos; y a los revisionistas de izquierda les encanta eso, aunque sean rubios y detenten apellidos centroeuropeos. Si fuese por ellos, abolicionista naturales, justificarían los malones y sus asesinatos, robos, violaciones, mutilaciones; que estos hacían sobre las poblaciones. La conquista del desierto se tuvo que hacer, si o si, si no la Patagonia seria Chilena. Cabalmente la Patagonia seria Chilena. Que fue injusta, si lo fue; por que? por estoy convencido que se podría haber obrado sin perder un ápice de rigor militar, pero cederle cientos de miles de hectáreas de bosques y montañas como reservas a los indios de paz. Hoy esas tierras estarían conservadas sin contaminación, y los pueblos originarios vivirían dignamente explotando sus tierras y actividades de turismo.
    Aca no hay mucha vuelta, es medio dogmático el asunto y voy a dar algunos ejemplos: 1) Si Colon no hubiese conquistado América, lo habrian hecho los Ingleses ( y para los ingleses el mejor indio, es el indio muerto, pregúntale a los norteamericanos). 2) Los pueblos originarios no eran Teresa de Calcuta, el ejemplo mas extremo son los aztecas: los historiadores mas conservadores estiman que sacrificaban unos 80.000 personas por año, en horribles y crueles sacrificios de su diario y nutrido calendario. 3) Los pueblos originarios se esclavizaban entre si, se aniquilaban entre si; hay un pueblo (no tengo datos precisos) aborigen de la Patagonia que fue aniquilado totalmente por unos de sus hermanos).
    En fin ocurrió lo que en su tiempo tenia que ocurrir, y fue así; no se puede maquillar un hecho probado por varios flancos documentales (en este caso una victoria de las tropas Nacionales) y convertirlo en una derrota; todo sin sustento de rigor histórico y sobre todo con una relevante contaminación ideologica, de una idealizacion exagerada, casi militante del indio.

    ENRIQUE 21/09/2014 03:28:34

    ME LLAMA LA ATENCION QUE LA AUTORA DE LA NOTA MENCIONE COMO PUEBLOS ORIGINARIOS A LOS MALONES QUE MANDABA CALFULCURA QUE ESTABAN INTEGRADOS EN SU GRAN MAYORIA POR INDIOS VENIDOS DESDE CHILE. ESTOS ARAUCANOS Y BOROGANOS NO ERAN ORIGINARIOS DEL TERRITORIO DE ESTE LADO DE LA CORDILLERA(ACTUAL TERRITORIO ARGENTINO).-
    LOS QUE SI PUEDEN SER CONSIDERADOS ORIGINARIOS DE ESTE TERRITORIO SON LOS TEHUELCHES A LOS QUE NO SE MENCIONA COMO TALES Y QUE FUERON INVADIDOS, MUERTOS(MASACRE DE MASALLE) Y DESPLAZADOS DE SU TERRITORIO POR LAS HUESTES TRAIDOS POR CALFULCURA Y SU HERMANO RENQUENCURA.-
    LOS DE ORIGEN TEHUELCHE QUE QUEDARON, COMANDADOS POR COLIQUEO Y CATRIEL SON LOS QUE TRATARON DE ADAPTARSE A VIVIR EN PAZ CON LOS DENOMINADOS CRISTIANOS. ELLOS FUERON LOS QUE ENFRENTARON A LOS VENIDOS DE CHILE EN LA BATALLA DE SAN CARLOS Y LOS VENCIERON. DECIR QUE CALFULCURA GANO LA BATALLA ES CONTRARIO A UN ELEMENTAL PRINCIPIO DE LOGICA Y SENTIDO COMUN, TENIENDO EN CUENTA QUE TERMINARON EN UNA FUGA DESESPERADA Y CON UNA CANTIDAD DE BAJAS QUE SUPERA EN DIEZ VECES A LAS DE CATRIEL Y COLIQUEO. EL GOLPE DE LA DERROTA FUE TAN GRANDE PARA CALFULCURA QUE NUNCA SE RECUPERO MURIENDO A LOS POCOS MESES HACIENDO PROMETER A SU HIJO NAMUNCURA VENGANZA SOBRE CATRIEL, LA QUE SE EFECTIVIZO AÑOS DESPUES CON SU MUERTE A LANZAZOS.-
    EN REALIDAD CALFULCURA NO TENIA EL PROPOSITO DE DEFENDER UN TERRITORIO DEL QUE NO ERA ORIGINARIO SINO INVASOR Y CONQUISTADOR. SU VERDADERO PROPOSITO ERA SEGUIR USUFRUCTUANDO EL COMERCIO ILEGAL DE GANADOS, EL NEGOCIO DEL PAGO DE RESCATE DE LOS ARGENTINOS PRISIONEROS Y MANTENIDOS EN CAUTIVERIO, EN CONNIVENCIA CON LOS INTERESES CHILENOS, A QUIENES FAVORECIA EN SUS INTENCIONES DE QUEDARSE CON LA PATAGONIA ARGENTINA.-
    LA VICTORIA DE SAN CARLOS DEBERIA CONMEMORARSE COMO EL PRINCIPIO DEL FIN DE LOS INDIOS INVASORES DESDE CHILE Y EL COMIENZO DE LA CONSOLIDACION DE LA SOBERANIA ARGENTINA SOBRE LA PATAGONIA QUE CULMINO ROCA CON SU EXPEDICION Y POSTERIOR FIRMA DEL TRATADO ENTRE LOS DOS PAISES, CUANDO ROCA YA ERA PRESIDENTE, MEDIANTE EL CUAL CHILE RECONOCIO POR VEZ PRIMERA QUE EL LIMITE ENTRE AMBAS NACIONES ERA EL DE LAS ALTAS CUMBRES CORDILLERANAS.-

    Raul Sarasibar04/12/2013 23:28:27

    Graciela, (Bachi), que orgullo haber pertenecido a una de las tantas generaciones de alumnos que tuvimos el honor de conocer en plenitud tu vocación docente. Tu ejemplo, ha sido una guía de quienes nos formamos en las aulas que compartimos... Eternas gracias, abrazo... Raúl

    cesar j. tamborini duca03/12/2013 00:46:11

    Sería un trabajo demasiado extenso replicar algunas opiniones vertidas, pero me gustaría matizar algunas para la cabal comprensión de lo que se habla, pues cuando se dice por ejemplo que incas, aztecas y mayas realizaban sacrificios humanos, eso es algo fuera del contexto de la cultura mapuche -que no araucana, puesto que éstos en realidad no existieron, pese a lo cual se mantuvo el error por conveniencias políticas para considerarlos chilenos exclusivamente-; éstos tampoco pretendieron extender sus dominios ya de por sí muy amplios y, por el contrario, rechazaron a los incas cuando pretendieron conquistar su territorio.
    Matizar que si la profesora Graciela menciona "miles de años" bien pueden ser dos, tres o cuatro mil años. Que cuando llegaron los conquistadores españoles no existían Argentina y Chile, y la Nación Mapuche constituída por varias parcialidades (huilliches, picunches, puelches, rankülches, pehuenches) según su ubicación geográfica hablaban una misma lengua con algunas pequeñas diferencias normales en el contexto de aislamiento poblacional y como ocurre en muchos países del mundo. Se extendían desde el Pacífico al Atlántico, siendo su núcleo más poblado la zona cordillerana en las vertientes oriental y occidental de los Andes. Cuando Pedro de Mendoza llegó y fundó Bs. As.en 1536 por el Atlántico, (el mismo año en que Valdivia llegaba a la zona por el Pacífico)se encontró con los sarandíes (o querandíes, o puelches según cronistas de viaje de la época) de la familia lingüística de los puelches, de la nación Mapuche.
    Que cuando Calfucurá llegó e hizo matar a Rondeau, fue una represalia (autorizada por Rosas, a quien pidió autorización) porque el cacique Rondeau había hecho matar al huilliche Toriano ...vendetas familiares, si lo prefieren.
    Importancia de Carahue y las Salinas: larguísimas caravanas de carretas llegaban ahí con el permiso de los indios para regresar cargadas de sal, elemento imprescindible cuando no existían los barcos frigoríficos y había que abastecer de carne (tasajo, cecina) a las Europas. Intercambio muy frecuente en época de Rosas, que proporcionaba a su vez a los aborígenes ganado vacuno y equino, tabaco, yerba, azúcar, etc.
    También resultaría extenso y fatigoso en este espacio detallar el tema cautivos, malones, etc. ¿Saben de quién aprendieron los indios estas prácticas? Si no lo saben, es muy fácil averiguarlo, como quien fue el Maese de Campo Juan de San Martín y las tropelías que realizó en el siglo XVIII. No sólo él, por supuesto. Muchas de estas cuestiones las explico "in extenso" en mi libro "Pasión y Muerte de Nuestro Señor de las Pampas". La lectura de los cronistas de viaje de la época nos proporciona una visión muy objetiva de cómo era la cultura de esa gente, y también resulta muy interesante el libro "Una excursión a los indios Ranqueles" de Lucio Mansilla que hace una descripción amena, y creo yo imparcial, de las tolderías que visitó, consiguiendo un tratado de paz por el que fué encarcelado, pues las autoridades del momento no era eso lo que querían sino exterminarlos para apropiarse de las tierras.

    Carlos02/12/2013 02:54:32

    Me parece que la visión de Fernando Javier Caldera es errada.
    No dejó de ser una cultura contra otra, así como los romanos avanzaron por toda europa destruyendo y aplastando pueblos, la guerra contra los indios, fue algo semejante.
    En américa estuvieron también los Mayas, los Incas y los Aztecas, que aplastaban pueblos y asesinaban a los vencidos.
    Los europeos, combatieron por la tierra sojuzgando a los nativos. Pudieron haber ganado o perdido y el objetivo, en cualquiera de los dos bandos, era el poder. Por lo tanto, no creo que lo que dice caldera tenga sentido porque juzga con la visión de hoy, hechos ocurridos hace casi 200 años, es un terrible error.

    julio30/11/2013 21:14:50

    Mi opinión sobre el tema es solo eso, no una verdad sino una opinión. El mismo tema enfocado desde otro ángulo, ya que creo que no hay una sola versión ni visión de la misma historia: hay tántas como escritores , actores y lectores tuvo el hecho histórico.
    Por eso creo que San Carlos, representa varias cosas.
    Fué la última batalla de una guerra a muerte iniciada en Chile, en 1817. Allí, mientras san martin y O Higgins libraban la guerra por la independencia chilena, los aborígenes del sur ( mapuches de la zona del Arauco) estaban divididos en dos bandos que combatían a muerte: los partidarios de los realistas, de la región de Boroa o Voroa (voroganos) entre los cuales figuraba el clan “Queo”, y partidarios de los patriotas(mapuches huilliches) entre los cuales formaba parte el clan “Curá”.
    Al ser derrotados los realistas, los voroganos huyeron hacia la Argentina, buscando la compañía de otras tribus mapuches que habían comenzado a habitar este suelo a mediados del siglo XVII. Estas tribus estaban enfrentadas con las autoridades argentinas del momento, situación que se mantuvo durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas.( entre otras cuestiones, porque habían participado de varios malones sangrientos, entre otros el de Salto de 1820).
    Pocos años después, los huilliches ingresan la país al mando de Calfucurá, y se produce el ataque a Masallé (donde estaban reunidas varios grupos y caciques de origen mapuche) y luego de dar muerte a varios caciques y caciquejos, asume el poder de todas las tribus. Quienes no estaban de acuerdo, huyeron y buscaron refugio en los toldos ranqueles. Entre los que huyeron, estaba la tribu de Coliqueo.
    Durante los gobiernos de Rosas, se mantuvo una política de acercamiento con los aborígenes, en especial los “araucanos” que ya estaban comandados por Calfucurá, mientras se declaraba la guarra a los ranqueles y sus aliados. Ello así, ya que en la guerra interna entre los blancos (unitarios y federales) los ranqueles quedaron del bando unitario, al igual que su amigo Coliqueo.
    Casi todos los grandes malones y ataques a ciudades producidos durante este período, lo fueron ern el contexto de la guerra civil ya que Calfucurá y sus aliados, realizaron varios ataques a ciudades o zonas bajo el dominio unitario, mientras que los ranqueles y los coliqueos, atacaban ciudades bajo el dominio federal.
    Caído Rosas, los papeles se invirtieron ya que los “indios malos” para los blancos en la época de Rosas ( los ranqueles, los Coliqueos a los que se les sumaba Catriel) pasaron a ser los “indios buenos” que ayudaban al gobierno de Buenos Aires (primero) y al gobierno nacional (después) .
    En tanto la situación de Calfucurá y sus aliados, fue a la inversa, pasaron a ser “los indios malos” para los blancos.
    Como trasfondo, estaba la cuestión económica ya que el dominio del sur y del Carhue, permitía la libre comercialización del ganado maloneado en estos lados de los andes, con los comerciantes chilenos del otro lado de los Andes, ya que aquel país carecía de suficiente ganado vacuno. Este intercambio permitía a los hombres de Calfucurá y sus aliados, contar con elementos que no se fabricaban o no les era posible conseguir de este lado de la cordillera.
    Por eso, era vital el malón. Y por eso era vital mantener el carhué.
    Y por eso, fue vital construir tres fortines en la salida del embudo hacia el carhue: “San Carlos”, “Quenehuin” y “ Hombres sin miedo” ( los tres en el actual partido de Bolivar, o sus límites).
    Y así, en uno de sus tantos malones, Calfucurá juntó 6000 lanzas, asoló estancias en varios puntos de la provincia y avisó al gobierno nacional, por dónde iba a salir hacia el carhué. Para que el blanco estuviera avisado y no intentara detenerlo: sald ría por el Fortín San Carlos.
    Error estratégico? Balandronada? Exceso de confianza? O solo una brillante maniobra que le permitiría concentrar en un solo punto a todas las tropas nacionales y sus aliados ranqueles, catrieleros y coliqueos? De esta ultima manera, dejaría el camino libre para sus arreos, minimizando la perdida de hombres y animales, al permitirles una salida franca hacia el carhué.
    Y así fue: todas las tropas nacionales y sus aliados, se juntaron en San Carlos , enfrentando a Calfucurá que solo destinó 3000 hombres para hacerles frente, mientras los 3000 restantes y la chusma, arriaban libremente el ganado hacia sus fueros.
    El combate fue de típico retardo ya que no fue una batalla campal en un lugar determinado sino que se fue extendiendo en distintos entreveros desde el fortín San Carlos ( unos 11 ks. antes de llegar a Bolivar) hasta la laguna Cabeza del Buey (unos 20 kms. Después de Bolivar) en que cesó por falta de caballada de los “nacionales” para seguir combatiendo o persiguiendo el ganado robado.
    Cabe destacar que fue una gran batalla entre aborígenes, 3000 comandados por los “Cura” contra algo mas de 1300 comandados por los “Queo” , Catriel y los ranquelinos, y no mas de 600 o 700 “blancos” comandados por Ignacio Rivas, Boer, Palavecino, Olascoaga, Santos Plaza…
    Las tropas nacionales se atribuyeron la victoria militar del hecho de armas en sí, y rescataron algo mas del 10% de los animales robados, algunos cautivos y algunas decenas de prisioneros.
    Calfucurá llegó al carhué con algo mas de 300 bajas entre muertos y heridos y la presa que había ido a buscar. Creo, que fue el vencedor estratégico.
    Poco tiempo después, murió, pero la historia de la mano del ferrocarril, el telégrafo y los rémington, había comenzado a cambiar de una manera irreversible…

    Alda Renee Salzarulo30/08/2013 22:35:53

    Es sumamente interesante la polémica desatada y la labor de Argentina Mundo que se encarga de exponer los distintos criterios. Gracias Eduardo Aldiser.

    Graciela Waks14/03/2013 18:04:00

    Reitero mi agradecimiento a quienes leen este trabajo. Respeto fundamentalmente todas las opiniones las comparta o no, y compartan o no mi postura. Este trabajo representa mi pensamiento mas intimo y mi creencia. Como esta manifestado, tuve la suerte de estudiar en escuelas públicas y es por eso que me forme en ideales democraticos, que los manifiesto en mi forma de pensar y respetando la de quienes difieren con ella. Agradezco nuevamente a quienes han dedicado parte de su tiempo en leer y hacerme llegar sus opiniones.

    Fernando Javier Caldera11/01/2013 18:49:02

    Es triste ver como personas formadas por el estado argentino, que evidentemente viven en este gran país tienen el tupé insano de defender a quienes en su momento fueron nuestros ENEMIGOS, que asesinaron y cautivaron a miles de connacionales, que destruyeron cientos de estancias, y decenas de ciudades de nuestra campaña bonaerense. Cierto es que los nuevos aires intentan reescribir nuestra historia cambiándola por una fábula, donde quienes hicieron grande al país convirtiéndolo en el primero de América del Sur, ahora son vituperados y su real papel de héroes de la nación ahora se convierte en el de los villanos de la historia, pero así son los vaivenes de la historia cercana, confío en que con el paso del tiempo todas las patrañas serán superadas y la verdad volverá a surgir, lo único terrible es que muchos alumnos serán confundidos con inexactitudes y verdades a medias por no decir verdaderas mentiras. Esto para un docente con 21 años de cátedra es imperdonable, lamento mucho que esta información deformada llegue a los alumnos, solo espero que no se soslaye que el "arreo" al que se hace mención había sido ROBADO y sus verdaderos dueños MASACRADOS, y que luego de cruzar la cordillera este ganado fue vendido en Chile a comerciantes INGLESES, pagando derechos aduaneros a CHILE, donde se compraban las ARMAS que los aucas utilizaban para ASESINAR a los pobladores de la campaña bonaerense. A pesar de nuestras diferentes ópticas un gusto poder saludarla.

    Daniel Alfredo Telmo04/09/2012 05:41:42

    En 1835, unos 200 indios araucanos comandados por Juan Calfucurá llegados de Chile se presentaron a comerciar, como era habitual al menos una vez al año, con la tribu vorogana de Salinas Grandes (actual pcia de La Pampa). Cuando debían iniciarse los festejos por la reunión, los araucanos atacaron a sus parientes y en medio de un infernal griterío degollaron a los caciques Rondeau, Melin, Venancio, Alún, Callvuquirque y a muchos capitanejos y ancianos. Así comenzó a hacerse famoso el cacique Juan Calfucurá. Inmediatamente procedió a ejecutar a otros caciques de tribus vecinas y a buscar la alianza con las mismas una vez "decapitadas". Fue así como logró reunir a voroganos, pampas, ranqueles y araucanos y en pocos años formó una enorme confederación con la que dominó rápidamente el sur de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba San Luis, Mendoza, y las actuales La Pampa, Neuquén y Río Negro teniendo como centro Salinas Grandes.
    Estimada profesora y licenciada Graciela Waks, estoy sumamente sorprendido que una profesional de la enseñanza, pasara por alto un dato tan importante como el que arriba cité, y que evidentemente debería haber jugado un importante papel en su análisis: Calfucurá, venido de otras parte de Amèrica, para llegar a ser lo que fue, empezó traicionando a sus propios parientes y los asesinó. Es evidente que muchos indígenas debieron temer y odiar a Calfucurá y es lógico que quisieran alejarse de él y lo consideraran un enemigo: había sobradas y justas razones para ello. A su vez él comerciaba con estancieros chilenos lo que robaba aquí en la Argentina: miles de cabezas de ganado pasaban por año al otro lado de la cordillera que luego se comerciaba con otros países.
    A las autoridades chilenas - que reclamaban la Patagonia como propia - les convenía la acción depredadora de este cacique chileno en territorio argentino, tal es así que los hombres de Calfucurá podían entrar a territorio chileno libremente y comerciar allí lo que robaban en tierra argentina. Es absurdo ignorar este otro dato: que es imoosible que una acción de esa magnitud ejecutada por largos años, pasara desapercibida para las autoridades de Chile.
    Sus sorpredentes y arbitrarios recortes del contexto me recuerdan que un texto fuera de su contexto se transforma en un pretexto, y el posterior análisis apelando a conceptos e interpretaciones ya construídas y decididas de antemano, nos da un resultado que parece querer conformarse a su interpretación personal y no a lo que realmente ocurrió. Me parece que Ud hace un enorme esfuerzo para adaptar los hechos a sus preconceptos. No hay dudas que muchísimos pueblos indígenas fueron sometidos a tratos crueles y toda clase de injusticias y sufrimientos por quienes solo se guiaban por su ambición, pero no podemos ignorar que los indígenas eran personas sujetas a las mismas pasiones, egoìsmos y ambiciones que se ven en cualquier otro gobierno del mundo y con frecuencia ellos se relacionaban entre sí guiados por esas pasiones: Calfucurá es una muestra de eso. Para poder asentar su liderazgo, necesitó de la traición y de la violencia contra su propio pueblo, y es lógico que parte de él lo considerara enemigo.
    Creo que debemos cuidarnos de proyectar una visión que más que responder a hechos históricos solo responde a preconceptos ya diseñados para producir un determinado discurso.

    Daniel Alfredo, Profesor y Licenciado en Cs de la Educación

    12

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos