• Argentina Provincias - Fiesta gaucha de la tradición - Ricardo Biglieri

    "Nos vemos el domingo en el desfile". Con estas palabras el “puesteroMartín se despedía de su compañero de labor, encaminándose a su casa donde los preparativos para conmemorar ese próximo domingo 11 de noviembre, una de las celebraciones que en el acervo nativista resultaban más gratas. “El día de la tradición”. Ya en su hogar, su compañera estaba preparando los atuendos para ese acontecimiento.

     

    Fiesta de la Tradición
    Por Ricardo Biglieri
    Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina

    Luego de “matear” se encamina hacia el corral donde su tropilla de “alazanes”, rodeaba a la “madrina”. Al verlo, esta lanza un pequeño relincho. Con un silbido especial, corto y seco los animales se van alineando detrás de ella. Repasa el “tuse” del “flete” que montado utilizará para el desfile.

    -¡Me parece que me voy a lucir el domingo!-, le dice a María, su señora.

    La bandera Argentina abriendo el desfile del Día de la Tradición que se celebra cada 11 de noviembre especialmente en la pampa argentinaEsta se acerca y le comenta. Creo que al “panza de burro” lo vas a tener que “sobar” un rato largo porque sino te va raspar la cabeza, está “reseco”. El panza de burro era un tosco sombrero en forma de campana invertida a partir del cuero extraído de la parte del vientre de dicho animal y trabajado artesanalmente (sobado); lo usaban los soldados en aquellas luchas fratricidas en los albores de la patria.

    Los primeros rayos solares “domingueros” alumbraron a una caravana de jinetes, prolijamente ataviados acorde con las circunstancias de ese día especial, algunos con su pareja o hijas en “ancas”, estas cubrían con sus amplias polleras toda el “anca” de los “montados”. Decenas de carruajes convergían a la Feria Ganadera, desde donde se iniciaría el tradicional desfile.

    El capataz de campo, con un galope corto se acercó al palco de autoridades  solicitando autorización para comenzar la marcha y obtenida esta se dirigió hacia donde Joaquín Guzmán montado en un hermoso azulejo, portando el estandarte de la agrupación organizadora inició el desfile. Era el componente de mayor edad.

    -¡No te haz empilchado nada…, Martín!- le comenta un amigo al pasar.
    -¡Si no aprovecho un día como hoy, pa`a cuando la voy a guardar!- Le contesta este, dejando ver las dos hileras blancas de su dentadura, contrastando con rostro moreno. Su calzoncillo cribado  contrastaba con el clásico chiripá rojo ambos sujetados por una ancha rastra la cual sostenía el infaltable facón. La corralera negra, con alguna flor roja bordada por su esposa acompañaba el clásico pañuelo blanco. Cuando en una fiesta criolla, se acerca el turno de las tropillas la admiración del público presente llega a su punto cumbre. Allí se puede observar la paciencia y destreza del tropillero para  mostrar la docilidad que ha conseguido con ese grupo de animales, ejecutores de las órdenes indicadas por su dueño,  en una comunicación que al profano cuesta comprender.

    -¡Pare, pare! - Dice el conocido locutor Raúl Galarza - ¡Haga una demostración con su tropilla!-¡ Demuestre al público como con paciencia y “vaquía”, se puede hacer entender con sus animales.

    Martín se apea, poniéndose los dedos en boca emite un chiflido y la mitad de ella gira en derredor de la madrina en el sentido de las agujas del reloj y el resto lo hace a la inversa. Le saca el bozal a aquella y se marcha, seguido por la tropilla en fila india. Aplausos a rabiar. Al menos a  Martín le resonaran hasta el año próximo.

    Así siguió el desfile, se respiraba “argentinidad”, los contrapuntos de dos payadores ponían una nota de emoción ensalzando el paso de los emprendados, sus chapeados, o el color de su pelambre.

    En una volanta dentro de la cantidad de rodados, pasa María con sus tres  “gurises”, también ovacionados por la pulcritud de su presentación, a pesar de ser peones de campo no había escatimados esfuerzos para estar presentes y mantener viva una costumbre que cultivaron sus ancestros y que deberíamos luchar para que no se pierdan sus raíces investigando nuestra historia y el ser argentino.

    Llegado a la estatua de José Hernández se apean dos de los integrantes y colocan una ofrenda floral a su memoria, sombreros en mano y en medio de un silencio sepulcral.

    Criollo del noroeste argentino con indumentarias y aperos para un día de fiesta gauchaDe regreso, Martín colmado de ese sano sentimiento patriótico, se anima a pulsar un encordado y contestar en décimas a algunos de payadores presentes. El payador es un poeta que expresa en forma espontánea propuestas o respuestas con una prontitud y belleza que pareciera que surgieran de un manantial de coplas atiborradas dentro de su ser.

    A todo esto los costillares que lentamente se iban asando, comenzaban a despegarse del hueso, seña inequívoca que estaba en el punto justo de cocción, por lo cual la caravana apresuró su regreso.

    Después del abundante almuerzo, quizás una pequeña siesta a la sombra de los pinos, realizadas por algunos concurrentes, comenzaron las carreras de sortija, el salto a la maroma, este demostraba el valor del jinete, pues colgado sus brazos del travesaño transversal superior de la manga se dejaba caer sobre el lomo del animal que pasaba a todo galope, cualquier error de cálculo daba su humanidad por el suelo.

    En el atardecer y como culminación, conjuntos folclóricos de la zona mostraron sus cualidades interpretativas mientras la cantina trabajaba a destajo con la venta de pasteles y ni que decir de la sección etílica, mientra los niños, muchos de ellos en el regazo de sus madres mostraban signos del cansancio acumulado.

    La larga caravana iba emprendiendo el regreso, luego de haber revivido momentos de sana camaradería. Reconfortados porque como celosos guardianes, la tradición vive con ellos,  identificando a un pueblo en su origen y su acervo se trasvasará de padres a hijos.

    La noche fue cayendo, las tropillas retozaban en los potreros, los aperos valiosos ocupaban su lugar hasta el próximo año, las prendas tradicionales lo mismo, pero…, para Martín esos aplausos a rabiar cosechados de una multitud enforverizada, jamás los olvidaría.


    Don Ricardo Biglieri, autor de notas sobre el campo argentino en el multiportal www.argentinamundo.com que se edita en EspañaArgentina Mundo, recorriendo las provincias argentinas y sus pueblos y ciudades; folklore y tradición
    Argentina Mundo en Facebook - Provincia 25 Argentina 
    Aldiser Argentina Tango Argentina Folklore





     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Miguel Angel Battistón11/06/2013 00:27:33

    Estimado Purre: leer esta descripción que vos realizaste de la fiesta de la tradición, con tanta certeza, calidad y precisión, es digno de halago y elogio. En tiempos en que el patriotismo, el acervo campero y nuestras costumbres las quieren hacer desaparecer o desterrar, escritos como el tuyo deberían ser difundidos y leídos por nuestras generaciones más jóvenes. Me siento orgulloso de tener un primo lejano -pero cercano en el corazón- que tenga tanga capacidad y brillantez para relatar nuestras racíces y tradiciones. ¡Felicitaciones!

    andres06/06/2013 06:23:34

    Una descripción maravillosa, bien relatada por el paisano Ricardo hombre de Pergamino. Cabe destacar el sentimiento que él pone en cada uno de los atuendos, las pilchas, el calzoncillo cribao (cribado) el sombrero rustico, hecho con el cuero del lado de la pansa del burro, y fundamentalmente el esmero en preparar el caballo, compañero inseparable de patriadas. Gracias amigo por rescatar nuestra Tradición. Andrés

    Adolfo Zabalza06/06/2013 01:42:24

    PUEBLERO PERO CRIOLLAZO
    ES DON BIGLIERI POR CIERTO,
    EL QUE ANDUVO EN CAMPO ABIERTO
    TIRANDO PIALES Y LAZOS,
    LE IZO FRENTE AL TOPETAZO
    DE ALGÚN TORITO EMPERRAO,
    Y CON UN PIAL DE VOLCAO
    LA FIERA CLAVO SUS GUAMPAS,
    EN EL SUELO DE ESTA PAMPA
    QUE DON BIGLIERI HA MAMAO.-

    EL HOMBRE ES CONOCEDOR
    DE TRADICIONES CAMPERAS
    Y RELATA A SU MANERA
    UN DESFILE FLOR Y FLOR,
    SE NOTA SU GRAN AMOR
    POR TEMAS TRADICIONALES,
    SABE TANTO DE BAGUALES
    COMO DE PILCHAS Y ENCERES,
    Y GOZA DE AMANECERES
    OYENDO CANTAR ZORZALES.-

    LO FELICITO PAISANO
    COMO AMIGO Y TROVADOR,
    SU ESCRITO ES DE LO MEJOR
    DE NUESTRO DECIR PAMPEANO,
    VAYA PUES MI NOBLE MANO
    PARA LA SUYA ESTRECHAR,
    Y NO SE VAYA A OLVIDAR
    DE SEGUIR POR ESTA HUELLA
    PORQUE SEPA QUE ELLA ENCIERRA
    LA FUERZA PA LA PATRIA AMAR.-

    juan carlos iribarren06/06/2013 00:10:18

    Real y bella descripcion hecha por Ricardo en este relato de la FIESTA DE LA TRADICION; los preparativos del CRIOLLO, el DESFILE y las otras actividades de ese dia, pero por sobre todas las cosas muy bien representado el ORGULLO nativo de quienes mantienen vivo a traves del tiempo las costumbres del gauchaje argentino. En la mencion y el recuerdo del amigo RAUL GALARZA, -un gran cultor de todo lo que se relaciona con el CRIOLLO ARGENTINO, sus costumbres, alegrias y pesares; la vida misma del GAUCHO precursor indeleble de la argentinidad- quien en el primer minuto del 26 de Diciembre de 2012 partiera hacia la eternidad, hago votos para que los que habitamos nuestro bendito suelo argentino, luchemos para conservar en la memoria y en los hechos, todo lo relacionado a nuestra TRADICION y asi afianzar el verdadero sentido de patriotismo.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos