• Argentina Provincias - Los agrotóxicos matan desde hace mucho

    Esto lo he comentado en otro medio donde colaboraba años atrás: Hacia 1970 visité a unos clientes de publicidad que atendía en Arequito, Provincia de Santa Fe, Argentina. Los vi alicaídos y quise conocer la causa: un nieto del titular de la empresa (su hijo mismo me relató lo acontecido), padecía de un mal rarísimo, que se da uno en millones de personas: ataca las fibras musculares y producen el deceso en determinado tiempo si no se lo trata debidamente. Se da el caso que entre sus cinco mil y pico de habitantes, había dos niños atacados con la misma dolencia, que iban a ser tratados en EEUU, creo que en la Clínica Mayo.

    ¿Saben? La implantación de la soja comenzó en esos años en Argentina y se tomó como referencia los campos de pueblos y ciudades  santafesinas como el citado Arequito, Armstrong, Cañada de Gómez, Casilda, San José de la Esquina, Arteaga y alguno más de por allí. La familia a la que me he referido era fabricante de partes de una cosechadora. Ellos mismos me dijeron sin más que se debía a la soja y que había otros muchos afectados de diversas dolencias. Podríamos decir que lo tomaban con naturalidad, como si dijéramos que era un mal necesario, el peaje a pagar por el progreso que la soja significaba.

    Este hecho ha motivado que siempre me intersara por este tema. De allí que al leer el artículo "Unidos contra los agrotóxicos" publicado en el diario Página 12 de Buenos Aires, Argentina, el 25-6-12, con la firma de Darío Aranda, me ha parecido oportuno volver a recordarlo y ofrecer una síntesis del contenido de esta nota que nos muestra la lucha de la sociedad para poner fin al uso de semillas transgénicas, que además requieren pesticidas sumamente agresivos y que atentan contra la salud de la población. También nos habla de una incongruencia, por las mismas fechas la presidenta de Argentina firmaba acuerdos con Monsanto en EEUU para establecer nuevas factorías e incrementar la producción de semillas transgénicas, que implica aún más pesticidas: 

    "Pueblos que denuncian fumigaciones en ocho provincias, movimientos campesinos, pueblos indígenas y organizaciones socioambientales explicitaron los impactos del modelo agropecuario actual, responsabilizaron a los “tres poderes” del Estado por las consecuencias ambientales y sanitarias y lanzaron una campaña nacional contra los agrotóxicos. Sucedió en el Encuentro nacional de Pueblos Fumigados, en paralelo al primer juicio por fumigaciones que se desarrolla en Córdoba, donde explicaron que los agronegocios y la megaminería son parte del mismo modelo (“extractivo”) y denunciaron la “violencia desatada desde el Estado, las empresas y sus grupos armados contra quienes defienden los bienes comunes”.

    En Córdoba se desarrolla desde el 11 de junio el primer juicio oral y público por fumigaciones. Se trata de dos denuncias (de 2004 y 2008) por aspersiones en el barrio Ituzaingó Anexo que llegaron a juicio en la Cámara I del Crimen (son acusados dos productores y un piloto de avión fumigador). El fundamento es la Ley Nacional de Residuos Peligrosos (24051), que prevé penas de prisión de tres a diez años al que “contamine” de un modo peligroso para la salud.

    “Hoy todos los pueblos fumigados somos el barrio Ituzaingó Anexo ya que también estamos siendo afectados por los agrotóxicos que nos envenenan, nos enferman y nos matan. Exigimos justicia para Ituzaingó Anexo y para todos los pueblos fumigados del país”, reclama el primer punto de la declaración del Encuentro de Pueblos Fumigados. Realizado el 15 y 16 de junio en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), concurrieron decenas de referentes de pueblos de las provincias de  Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Chaco, Misiones, Corrientes, Formosa y Santiago del Estero. También participaron asambleas ciudadanas, ONG ambientales, organizaciones sociales, movimientos campesinos y comunidades indígenas.

    ----------------

    Recordaron a víctimas de los “agrotóxicos y el modelo de agronegocios”: Nicolás Arevalo y José Rivero, niños “muertos por intoxicación por agrotóxicos” en Puerto Viejo Lavalle (Corrientes); Ezequiel Ferreyra, niño muerto por “manipular agroquímicos en condiciones de explotación infantil en la empresa Nuestra Huella” en Pilar (Buenos Aires) y a Néstor Vargas, trabajador rural muerto por “manipular agrotóxicos como trabajador explotado” en un establecimiento rural de Vera (Santa Fe).

    El viernes 15, en Estados Unidos, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner detalló en público una reunión con la empresa Monsanto (líder mundial en semillas transgénicas y agroquímicos) y anunció que la compañía confirmó la radicación de una planta en Córdoba. “Es un inversión muy importante en Malvinas Argentinas, Córdoba, en materia de maíz con una nueva semilla de carácter transgénico. También dos centros de investigación y desa-rrollo, uno en Tucumán y otro en Córdoba”, adelantó la Presidenta en la sede del Consejo de las Américas y precisó que, en el encuentro con los ejecutivos de Monsanto, les explicó la posibilidad de “extender la frontera agropecuaria” hacia la Patagonia.

    El documento final de los pueblos fumigados explicitó el “repudio al anuncio de Monsanto de radicar su proyecto de producción de semillas transgénicas más grande del mundo precisamente en Córdoba” y recordó que la empresa es “claramente cuestionada en el juicio” por fumigaciones en Ituzaingó Anexo. “En lugar de un modelo productivo basado en la contaminación, envenenamiento y muerte es posible producir sin agrotóxicos. Nuestra lucha es por una producción sana y sustentable en el tiempo, como lo hacen campesinos e indígenas que resisten los desalojos y desmontes en todo el territorio nacional”, explicó Pablo Riveros, uno de los moderadores del encuentro.

    El primer Encuentro nacional de Pueblos Fumigados fue en 2010 en Santa Fe. Este segundo encuentro tuvo la particularidad de contar con mayor presencia de pueblos y organizaciones, y sobre todo de explicitar la articulación para el lanzamiento de la “Campaña nacional contra los agrotóxicos y por la vida”, que aborda seis ejes: sistema productivo (monocultivo, transgénicos, agrotóxicos), soberanía alimentaria, legal (presentación de denuncias, creación y reforma de leyes, reclasificación de agrotóxicos), salud, educación (“nunca más escuelas fumigadas”) y difusión.
       
    -------------

    La nota completa la pueden leer pinchando arriba en el título de la misma. Los llevará a Logotipo de Página 12, diario de Argentina que se publica en Buenos AiresPágina 12, de Buenos Aires, Argentina
     

     

    Como acotación final, decir que los incendios de campos en la pampa argentina, hecho inédito décadas atrás, se debe a los productos químicos que quedan entre los restos de sembradíos. Actualmente no se ara más la tierra, se ha extendido la labranza cero, con lo que la sembradora lleva unas cuchillas y otros elementos mecánicos que abren la tierra donde se van depositando, controladas por un ordenador, las semillas. Esos fosfatos pueden inflamarse y de hecho lo hacen, llegándose a incendios de cientos de miles de hectáreas. En la naturaleza, cuando se le rompe los equilibrios, se producen situaciones graves y muertes de humanos, animales, especies.
     

    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo   con las actividades agropecuarias de las provincias argentinas

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Carlos Romero Henriquez26/06/2012 19:34:19

    Muy buen comentario, aleccionador sobre el uso de los pesticidas y esclarecedor sobre la cia. Monsanto, si se firman acuerdos o convenios entre el Estado Argentino y esta cia. apoyo totalmente su denuncia, a la cual sumo mi mas enérgica repulsa al mismo.

    Roberto Santamaría25/06/2012 14:24:06

    POR ESO ES CADA VEZ MAS RARO VER EN EL CAMPO PERDICES, AVES EN GENERAL Y PRINCIPALMENTE LOS CHINGOLOS, LIEBRES ETC.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos