• Argentina Provincias - César Tamborini y el Imperio Mapuche

    Sobre el tema habla nuestro amigo y colaborador argentino residente en Veguellina de Órbigo, Léon, España, César Tamborini Duca, autor de varias notas en este multiportal y un libro sobre el tema  y con un análisis del libro “Indias Blancas”.  Responde a un comentario vertido en la nota Una visión distinta de La Batalla de San Carlos, que nos llega de Argentina que ha sido elaborado por Vicente López, también argentino  y en España.
     
    Imperio Mapuche

    Con respecto al tema enfocado por robulitg y cuyo nombre no figura o al menos no consta en el correo que recibí, y aceptando rotundamente su afirmación que no es “una postura técnicamente correcta la de partir de preconceptos, sobre todo políticos o ideológicos” y sin aceptar la afirmación que Calfucurá era vorogano, me permito disentir –con el mayor de los respetos- de las conclusiones a las que arriba. Pero para ello y para no partir de preconceptos (menciono solo uno para no extender en demasía mi análisis: la actual división política sudamericana) me basaré en factores geográficos, políticos, históricos y lingüísticos contrastados.

    Cuando se produjo el descubrimiento de América no existía la división política actual de los distintos países que la conforman: Perú, Ecuador, Paraguay, Chile, Argentina como tales, pero podemos establecer geográficamente distintas divisiones políticas, y lo haré basándome solamente en 3 naciones, muy representativas del conjunto.

    GUARANIES: cuando los mencionamos no queremos afirmar que eran paraguayos, o argentinos o brasileños. Sabemos que eran una nación con una unidad lingüística y que ocupaban una determinada región geográfica que hoy en día corresponde a noreste argentino, sur de Brasil, norte de Uruguay (no olvidemos que los límites uruguayos llegaban muchos más al norte de la configuración actual), todo Paraguay y el oriente boliviano. Dentro de la etnia guaraní existían distintas parcialidades y su lengua común admitía diferencias dialectales.

    INCAS: más de lo mismo, una lengua común (el quichua) y una extensión geográfica que comprendía Ecuador, Perú, norte de Chile y de Argentina y oeste de Bolivia, siempre referidos a la actual división política sudamericana.

    MAPUCHES: otra gran nación con distintas parcialidades y una lengua común (el mapudungu), presentando pequeñas variaciones dialectales como es lógico que ocurra en una extensión territorial determinada ( aldeas italianas separadas por pocos kilómetros unas de otras, si bien hablan la misma lengua, nos ofrecen esas diferencias  dialectales). Abarcaban un extenso territorio desde el Pacífico al Atlántico, aproximadamente desde el paralelo 34º de latitud sur, hacia el sur todo lo que permitía su crecimiento demográfico; en la región occidental de la Pire Mahuida (cordillera de los Andes) que hoy corresponde a Chile, sus dominios se extendían hacia el sur a partir del río Bío Bío. La Nación  MAPUCHE (gente de la tierra) estaba constituída por –entre otras- las siguientes parcialidades: PICUNCHES, PUELCHES, HUILLICHES, PEHUENCHES, RANKÜLCHES; hoy las llamaríamos provincias, o estados federados.

    Mapa del área hispánica de  Sudamérica con las áreas que ocupaban los pueblos aborígenesSi bien conocemos la enorme extensión que tenía el Virreinato del Río de la Plata y los países que abarcaba, no está de más señalar que la Capitanía General de Chile tenía como límite sur el mencionado río Bío Bío, estando la región mas al sur comprendida en el territorio del Virreynato, por lo que se puede afirmar que los mapuche, antes de la existencia de Argentina y Chile, eran rioplatenses. Era lógico y natural el trasiego (o migraciones internas) en un vasto territorio sin límites cuya población, por su densidad demográfica, no podía ocupar en su totalidad en forma permanente, estando los núcleos principales de población en épocas de la conquista recostados en la Pire Mahuida, tanto en su sector occidental (actualmente Chile) como en el oriental (Argentina) y se ha querido justificar la expulsión y exterminio de esta etnia afirmando que no eran autóctonos, lo cual es rebatido por lo expresado anteriormente.

    ¿O acaso cuando llegó a nuestras playas D. Pedro de Mendoza las encontró despobladas? Un gran ejército de los llamados Querandíes o Sarandíes obligó a despoblar el primer asentamiento. Félix de Azara dice que ellos a sí mismo se llamaban “PUELCHES”, lo que afirma también Tadeo Haenke; el Perito Moreno que fue prisionero del cacique ‘Manzanero’ Sahiueque los llamaba GENNAKEN o pampas verdaderos; TEHUELCHE DEL NORTE los denomina Cox; CARENDIS es el nombre empleado por Ulrico Schmild, soldado teutón que formó parte de la expedición de Mendoza y primer cronista del Río de la Plata.

    También merece matices la denominación de “PAMPAS”: pampa es una palabra de la lengua quichua que se refería a la extensa llanura rioplatense, razón por la que los conquistadores llamaron “pampas” a los indios que habitaban la zona; como se comprende no había una raza, no había una etnia pampa propiamente dicha. No obstante por la época de la independencia y durante el gobierno de Rosas a los que habitaban al norte del desierto que tenían su capital en Leuvucó se los conocía como “RANKÜLLCHE”, considerándose “PAMPAS” a las parcialidades unidas bajo el gobierno de Juan Calfucurá.

    “Sin embargo el Padre Sánchez Labrador considera de la misma familia a los pampas y a las otras tribus mapuche, pues dice ‘llamo nación a la de los Pampas no porque sea distinta de las demás nombradas (Rankülche, Huiliche, Pehuenche, Tehuelche) sino por acomodarme al modo común de los españoles que la tienen por distinta. Pero… no queda duda alguna de que es una misma nación con las otras’.” (“Pasión y Muerte de Nuestro Señor de las Pampas”, de César J. Tamborini Duca).
    En cuanto a los mencionados Catriel y Coliqueo (lo mismo que el bravo Vicente Pissen “Pincén”) eran caciques independientes y no considero necesario extenderme en ellos.

    Pero aquí es donde se impone también la interpretación de la lengua. Cuando un país conquista a otro, despojado el país de su soberanía mantiene todavía el germen de su nacionalidad, que es la lengua; por eso el país conquistador una de las primeras medidas que lleva a cabo es la imposición de su idioma. Los argentinos hablamos la lengua española porque finalmente los españoles y posteriormente los criollos se impusieron a la población originaria. Si en 1806 y 1807 se hubieran impuesto los invasores ingleses, hoy hablaríamos su lengua. Eso ocurre porque en la medida que persista el idioma original persistirá la cultura y la dominación será incompleta. Con esto quiero señalar que los Mapuche, por el solo hecho de tener una lengua común (el mapudungu) constituían una nación, un poderoso imperio que resistió durante 400 años el asedio de 4 naciones:  los incas, los españoles, los argentinos y los chilenos. Las diferencias dialectales entre las distintas parcialidades son propias de cualquier idioma.

    Queda por mencionar que el citado Calfucurá (Piedra Azul)  que pertenecía a la parcialidad Huiliche (se cree que mestizo con Tehuelche) nació en Llona, población asentada en las laderas del Volcán Llalma (de ahí la expresión “Nación Llalmache”) que actualmente pertenece a Chile pero reitero pertenecía a la “Nación Mapuche”; llegó a las Salinas Grandes pampeanas en 1831, y desde ahí posteriormente unió a las tribus dispersas en una gran Confederación de la que también formó parte Catriel con sus lanceros, (posteriormente su hijo luchó contra sus hermanos en la Batalla de San Carlos).

    Al poco tiempo de su llegada (en 1832) los Huiliche de Toriano, que habían establecido un tratado de paz con las autoridades porteñas, fueron atacados por el coronel Martín Rodríguez a instancia de los voroganos del cacique Rondeau. El ejército fusila a Toriano en Tandil para no entregarlo a los ‘vorogas’ que pedían su cabeza.

    Tanto huiliches como voroganos eran parcialidades mapuche, pero el dicente incurre en  el error de considerar vorogano a Calfucurá. Con el consentimiento de Rosas, en 1834 Calfucurá ataca a los voroganos del cacique Rondeau considerado el culpable de la muerte de Toriano. Por las fechas que menciono se puede apreciar que “El Señor de la Pampa” arribó mucho antes de la Batalla de San Carlos, que se produjo el 8 de marzo de 1872.

    Por último hacer notar que la alusión conjunta de Rosas y Roca parece pretender colocar del mismo lado de la balanza a dos mentalidades diametralmente opuestas para resolver la problemática del aborigen, pues lo que se enfrentó en la pampa –si bien eran dos modos de vida que finalmente podían convivir pacíficamente con el aprendizaje, la enseñanza, como pretendía Rosas y preconizaba también su ahijado Panguetruz Gner- fue la necesidad de despojar de su territorio a los habitantes originarios para ser entregado al liberalismo económico que ambicionaba esas tierras ante el auge de la demanda europea de los productos del campo. ¿Hay diferencias conceptuales desde que se escribe la historia?

    En un tema tan extenso y que requiere mucho espacio, traté de resumirlo lo más brevemente posible que permite el tratar de rebatir preconceptos y según mi punto de vista, que abarca la geografía, la lengua, la historia y la división política de la región considerada.

    Pese a la discrepancia, espero que mi interlocutor acepte lo que antecede como un punto de vista más que puede ayudarle en la definición de su pensamiento; el que esto escribe tiene por costumbre leer las dos o más vertientes de una historia, sirviendo de gran ayuda  para formar su juicio personal.

    César Tamborini Duca, León, España
    Argentina Mundo recorriendo la historia de Argentina

    Compartir en

    Lista de comentarios

    roberto ljubetic29/09/2015 01:24:53

    simpatico el mapa,argentino que dice que antofagasta y bolivia es argentino,debe de ser de antes de la fundación de bolivia

    cesar j. tamborini duca24/08/2013 16:04:25

    Así como hay argentinos que le tienen inquina a los chilenos, también los hay chilenos que guardan el mismo sentimiento hacia los argentinos, siendo una muestra cabal las expresiones de Juan, a quien solo le puedo dar un consejo: que lea y estudie más antes de opinar sin conocimientos.

    juan22/02/2013 15:20:16

    siempre los argentinitos tratando de engañar a la opinion publica esto de que los mapuches poco menos que son argentinos es la ridiculez mas grande!1 no olviden que a Chile le robaron el territorio mientras mentenia guerra con los cholos asi que no olviden que algún dia todo lo robado regresara a manos chilenas de cualquier forma. mentirosos los mapuches son CHILENOS NO argenrruinos!!

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos