• Don Raúl Oro - Argentina Folklore - Sus aportes y sus amigos

    Al realizar esta recopilación sobre la actividad del sanjuanino don Raúl Oro en el mundo del folklore argentino, les he pedido a dos "Quilla Huasi" que revivieran sus momentos con él...  Desde Madrid, España, Roberto Palmer, “El Viejo Quilla” y desde Buenos Aires, Argentina, Carlos Alberto Lastra recuerdan a su gran amigo de Pocito, Provincia de San Juan, Argentina.

    Dice Lastra: "Era una delicia escucharlo contar sus cosas, refraneando e improvisando cogollitos para todos, además por supuesto, cantar sus antiguos temas cuyanos".

    Comenta Palmer sobre esa relación de amistad: "Estimado Andrés, con Don Raúl y su familia he pasado momentos inolvidables, era gente hospitalaria y auténticamente cuyana, daba gusto escuchar las anécdotas que contaba don Raúl, con una gracia muy particular.

    Cuando fui por primera vez con los Quillas a San Juan, organizaron una farra impresionante, comenzando desde la mañana hasta la noche, llegaron guitarreros y cantores a montones, entre la gente también se arrimaron algunos pitucos finos de la sociedad sanjuanina, que fueron solamente porque estaban los Quillas ahí, don Raúl los aceptó con gusto.

    Cuando fuimos con los Quillas a Huaco, a filmar algunas escenas de una de las películas Argentinísima, lo llevamos pero allá se puso muy mal porque estaba enfermo de Chagas y eso le afectaba el corazón, pero él quería estar con nosotros y se arriesgó"...

    Y retoma Lastra la palabra: ·En una oportunidad que llegamos de noche a San Juan, paramos en la casona y le cantamos una tonada de serenata.  Estaba en cama enfermo, pero apenas escuchó las guitarras se levantó de un salto y en el apresuramiento se llevó algo por delante y se lastimó la cara, pero se le fue la dolencia, era como si le aplicáramos una inyección de vida".

    Recuerda Roberto Palmer: "Nosotros Los Quilla Huasi éramos amigos de los jugadores de River, Carrizo, Delem, Ramos Delgado, el Pinino Más, Onega etc. Fueron a jugar a San Juan estando nosotros allí, los invitamos para que fueran esa noche a la Casona de los Oro en donde había una juntada de las típicas que se armaban allí.

    Los Oro eran casi todos hinchas de River. Vinieron casi todos los jugadores y en medió de la reunión, don Raúl se bailó una cueca con su hermana la Jesucita, pero en lugar de pañuelo, revoleó un banderín de Boca, que se había escondido en un bolsillo, porque él era el único bostero de la casa.La ocurrencia fue muy festejada por todos y también por los muchachos de River que se rieron de lo lindo.

    A veces le hacíamos agarrar la guitarra, le faltaba medio dedo de la mano izquierda, pero se las arreglaba bien para acompañarse, a pesar que debido a su enfermedad tenía la voz ya un poco rota, no perdían el sabor aquellas viejas canciones por muchos, casi olvidadas. Nos dolió su muerte, con él se fue gran parte de la historia tradicional de San Juan, pero nos dejó su recuerdo para siempre, yo lo quise como a un padre, era un criollo de ley".

    Anécdotas y recuerdos de dos amigos de Don Raúl Oro que así han querido sumarse a este homenaje que le hacemos desde Argentina y España, uniendo nuestras provincias y el folklore que se nutre de ellas.

    Su amistad con Alberto Rodríguez

    En 1934 llegó a Pocito don Alberto Rodríguez que venia con la idea de investigar sobre los motivos musicales y coreográficos de la región, para compilarlos para el Instituto de Musicología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

    Este encuentro le trajo a don Raul Oro honda nostalgia, porque le hizo revivir la emoción folklórica heredada de sus padres. De esta manera el vínculo de don Raúl Oro y Alberto Rodríguez se estrecho para bien de los dos.  Don Raúl pasó a ser un manantial de información para el investigador y todos los Oro le entregaron el tesoro cobijado en el alma. Desde entonces se empezó a cantar y bailar nuevamente. La casona de Pocito podría decirse que ha sido la “Casa de la tradición sanjuanina”.

    En prueba de sincera amistad le hizo llegar don Raúl a Rodríguez muchas de las tonadas, cuecas, gatos, triunfos, refalosas, etc. De su conocimiento y de su repertorio para que el investigador las incluya en su interesante obra "El Cancionero Cuyano". Alberto Rodríguez, admiraba a  Raúl Oro y por eso lo invitó a Mendoza para que actuara en un festival que se realizo en el teatro Independencia. En esa oportunidad don Raúl  lució sus magistrales labores.

    Don Raúl Oro en la vieja casona de la familia en la ciudad de Pocito, Provincia de San Juan, ArgentinaAlguna vez dijo Raúl Oro: "Soy fervorosamente enamorado de lo nuestro. He luchado y luchare toda mi vida con tenacidad en defensa de lo nuestro. Más de una ves se mofaron de mi algunos pitucos y fui despreciado por alguna señora o señorita a quien invite a bailar una cueca o un gato, o alguna otra danza criolla, pareciera que las hubiera ofendido con mi invitación.

    Yo seguiré  luchando convencido que algún día hemos de retornar a nuestras viejas y tradicionales costumbres y en los pisos encerados de las mas copetudas residencias e instituciones, volverá a bailarse lo nuestro. No estoy equivocado y esto lo digo con honda, pero con muy honda satisfacción". Y es cierto lo que dijo Oro. Ya casi nadie se avergüenza de bailar lo nativo; hasta muchos extranjeros hoy han aprendido y gustan de la danza argentina.

    En otra oportunidad dijo con ese tono tan expresivo en él: "Es tan grande el celo con que defiendo lo nativo, que en mi casa, en la que hago fiestas a menudo, se continúa y prevalece como en los tiempos de mis abuelos y de mis padres, la forma de divertirse, cantamos tonada, vidalas, y bailando cuecas y gatos, triunfos, serenos, gauchitos y por ahí uno que otro tango, vals o ranchera. De cuando en cuando se hacen oír algunas relaciones y algunos ¡Aros! Cosa común en las fiestas en las que se le rinde verdadero culto a la tradición".


    Andrés “Lolo” Hidalgo
    andreshidalgo1948@yahoo.com.ar

    Argentina Mundo con los difusores e impulsores del folklore argentino en sus provincias

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos