• En Argentina Provincias, tres mendocinos vistos por Ángeles Acosta

    Ángeles nos ha sugerido este artículo suyo, publicado en el Diario Los Andes de Mendoza, donde colabora en la sección Cultura. Es un paralelo entre tres creadores de aquella ciudad cuyana, Leo Pedra, Varón Álvarez y Cristobal Peña Lillo. Una muy interesante nota...

    Doble Vida

    Uno es cantante. Otro escritor. Y el otro publicista. Los tres son creadores de pinturas, dibujos y esculturas. La afición que une a tres personajes de profesiones muy diferentes y los transporta a un mundo lejano en el que pueden hallarse con lo más íntimo de su ser.


    Ángeles L. Acosta  - Especial para Cultura Los Andes


    Cristóbal Peña y Lillo es el encargado y dueño de la agencia de publicidad Pylv/comunicación. Quien para obtener el pan de cada día trabaja como pintor de casas es el joven escritor mendocino Leo Pedra, premiado por su último éxito, la obra Corderoi. Si de tangos hablamos, la voz de Juan Carlos "Varón" Álvarez y sus más de 30 años de trayectoria musical vienen en seguida a la mente. Pero, ¿qué tienen que ver estos tres personajes entre sí?, ¿algo en común, tal vez?

    Pues sí, su intenso amor y dedicación por las artes plásticas. Es que Cristóbal, además de ser un exitoso empresario de la publicidad, es un meticuloso pintor y un innovador escultor. Es que Leo, aparte de escribir atrapantes relatos sobre jóvenes intrépidos, es un devoto pintor y un dedicado dibujante. Es que (el) Varón, tanguero consagrado, también es un ferviente pintor y un aplicado escultor. Las artes plásticas son para estos tres hombres, desconocidos entre sí, el cable a tierra que los conecta con su ser más íntimo. Los tres disfrutan intensamente, cada uno a su manera, claro, de crear y hacer arte. Los tres se definen como artistas. A los tres les brillan los ojos cuando hablan de sus proyectos.

    Cristóbal Peña y Lillo. Choper, como le dicen sus amigos, viene de una familia en la cual, según cuenta, respiró arte desde chiquito. "Me acuerdo que en mi casa todo era de cerámica, mi abuela Margarita era la artista de la familia pero también mi mamá y mi tía. En ese momento no era consciente, no tenía noción de la cantidad de arte que me rodeaba. Hoy puedo ver claramente la gran influencia que aquello generó en mí", reflexiona el licenciado en Publicidad Peña y Lillo. A Cristóbal le gustó pintar siempre, desde pequeño, y también siempre fue un autodidacta. Seis años atrás empezó a tomar clases con el profesor Carlos Ojam y eso fue el puntapié inicial para comenzar a mostrar su obra, escondida por mucho tiempo.

    "Carlos me dio una base sólida sobre manejo de materiales; mezclas, esmaltes, aguados, óleos, tintas, sintéticos, fue un pantallazo. Él me apapachó y me alentó porque le gustó lo que yo hacía, así me animé a exponer", comenta con un dejo de melancolía en su sonrisa.

    Su pintura es figurativa, le gusta usar colores muy intensos -el rojo es el que predomina en su obra-, manchas y lo que él llama "accidentes". "Lo que intento es que mis cuadros comuniquen algo, bueno o malo, no importa, lo fundamental es que no pasen desapercibidos y que sean claros. Algunas de mis pinturas generan emociones fuertes, a algunos les provoca rabia, a otros cariño, amor, me gustan esas devoluciones. Siento que si te provoca rabia es porque estás enojado por algo, no por la obra en sí. Es como un espejo para descubrir como funciona la cabeza humana", explica el pintor.

    Para poder combinar sus dos grandes pasiones Cristóbal se las ingenia bastante bien. Tiene muy claro que su vocación es el arte y la publicidad su profesión. "Nunca tuve intenciones de usar mi vocación como trabajo. Siempre mi vocación fue inventar cosas, hacer algo con las manos, tocar la guitarra, escribir canciones. Jamás dejaría la publicidad para dedicarme al arte, aunque sí he resignado varias cosas. No puedo decir si disfruto más de una o de otra, es como cuando eras chico y te preguntaban si querías más a tu papá o a tu mamá, para mi las dos se complementan, por lo menos en mi cabeza", dice divertido.

    Hoy Cristóbal está dedicándose a la escultura, aunque sin abandonar la pintura, su gran pasión. Hace poco más de un año y medio empezó a innovar con su soldadora. Próximamente hará su primera exposición como escultor para mostrar a sus "cototos", unos simpáticos personajes en hierro que el mismo inventó.

    Leo Pedra, pintor y escritor de Mendoza, Argentina. Foto de su página en FacebookLeo Pedra. Este joven mendocino se hizo conocido en el ambiente literario por su innovadora forma de narrar relatos. Sin embargo, Leo se considera un pintor antes que un escritor; de chico estuvo muy en contacto con la pintura porque su papá tenía un taller en el que se dedicaba a realizar marcos para cuadros. Que el arte es su pasión, ninguna duda. Hoy se está dedicando al dibujo, próximamente expondrá en Diagonal /espacio de arte (Olascoaga 1778, ciudad) y luego de eso quiere incursionar en el lenguaje del grabado.

    "En pintura siempre me gustó hacer cuadros en serie, tengo una muy buena de bandas de rock. El objetivo es generar un concepto, contar una historia. Hay una idea bien definida que se manifiesta en una fusión de melancolía con algo iconográfico", explica Leo. Para generar su historia usa acrílico, acuarela, témpera, aunque su preferido es el óleo.

    Al momento de elegir sus referentes artísticos duda, piensa mucho, son tantos…pero, finalmente, opta por dos: Raymond Carver, en literatura y el pintor alemán Georg Baselitz. Aunque también su amigo Tomás Espina, reconocido pintor y dibujante porteño, ocupa un lugar importante entre sus admirados. "La última vez que me sentí muy movilizado fue con una muestra de Tomás que me impactó mucho, por él empecé a dibujar. Lo que hago ahora no tiene nada que ver mi pintura. Estoy usando carbonilla, un lápiz sepia que deja una textura muy bonita y algo de pastel. La idea es que se genere una tensión entre lo figurativo y lo abstracto. Soy como un niño que se pone a jugar y hace pelear a las dos partes", cuenta entusiasmado.

    En la foto que abre la nota vemos a Cristobal Peña Lillo. En esta foto: Juan Carlos "Varón" Álvarez, ambos artistas mendocinos.Juan Carlos Varón Álvarez. "A veces la embromo a mi vieja y le digo: ¿no tenías unas rayitas en la panza cuando estabas embarazada de mí? Me dice que sí, que son las estrías pero le respondo que era yo desde adentro que estaba dibujando", dice nostálgico el Varón mientras hace un improvisado, aunque perfectamente reconocible, Quijote de la Mancha en una servilleta de papel.

    Es que su recuerdo acerca de sus primeros dibujos parece estar muy vivo, muy fresco. Empezó a los tres años, dibujando con un palito en el piso de tierra que tenía su enorme patio de Rodeo del Medio, en Maipú. "Cuando empecé a ir a la escuela y a dibujar con papel y lápiz, lo que más me maravilló fue el olor al lápiz. Mis maestras me ponían de ejemplo y le decían a mis compañeritos que me imitaran. Pero con el pasar de los años empezó a ser un problema, me retaban porque dibujaba tanto que no prestaba atención a la clase", afirma. Hoy, no puede pasar un día sin dibujar, ve la hoja en blanco frente a él y se apura por imaginar algo.

    Además de un eximio dibujante, el tanguero maipucino es un hábil escultor figurativo. De adolescente le interesó mucho trabajar en yeso, hacía los rostros de Perón, de Balbín, de Kennedy. En su primera muestra, realizada en Buenos Aires -donde residía en ese entonces-, expuso con célebres personajes como Chalo Tulián, Luis Scafati y Alfredo Ceverino. Actualmente está terminando de armar unas esculturas en hierro y cemento que presentará en junio en España.

    "Todo el que ve a un artista cree que es un elegido pero hay una miseria tan grande en el ser humano que para mí es una terapia hacer arte. El placer más grande es descubrir en mi dibujo rasgos propios de mi creación. No me da vergüenza mostrar mi obra porque me puedo desnudar de esa manera, entregar todo. La mayoría de mis esculturas y dibujos son desnudos. Eso transmite mucho. Trato de que mi dibujo sea un mensaje social de lo que a mí me pasa y de lo que yo pienso, de cómo vivo y cómo amo", remata el Varón con su voz de arrabal.

    Publicado en LOS ANDES de Mendoza, Argentina
    Argentina al Mundo, reflejando la vida cultural de las provincias argentinas para mostrar el país al mundo.

     

    Otras Notas
    Radio Aldiser - Voz Argentina con Yosoytango y otros programas
    Palencia - Cuna de ancestros de San Martin y Villoldo
    El viaje a España de Evita - Eva Perón - Su trayectoria política
    Domingo Amaison en Argentina Mundo - Corriendo en Galicia y el mundo
    Homenaje a Buenos Aires - Argentina Tango de España
    Origen del Pericón Nacional - Argentina Folklore -Viajando por Asturias
    Japón - Coria del Río, Sevilla - Galicia y las Camelias - Argentina Mundo - España

    Vídeos
    Argentina Mundo en la Casa Museo de Cristóbal Colón
    Amigos de mi pueblo - Radio Municipal de General Baldissera
    Enrique Migliarini - Volver a Barracas y La Boca con Tangos
    La luz mala no es una leyenda - Argentina - Canarias
    Irene Aschero con Tangos en Galicia
    Angeles Ruibal canta y pone música a Yupanqui - Tiempo del hombre
    Aldiser recita La Maestra de Gagliardi en Pontevedra
    Europeas bautizadas como Argentina


    Eduardo Aldiser
    Canal Aldiser   Aldiser Radio  Argentina Mundo  Argentina Folklore  Argentina Tango  

    Argentina Es Tango / Grupo en Facebook

    Compartir en

    Lista de comentarios

    juan alvarez30/04/2011 16:50:01

    Gracias Angeles y Eduardo porue llevan en la sangre la pasión por difundir el arte.

    Juan 30/04/2011 16:44:45

    Gracias Angeles por tu pasión en difundir el arte.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos