• Ese circo trashumante, recorriendo los pueblos argentinos

    Toda una institución. Cuando llegaba al pueblo el circo nos cambiaba un poco la vida. Y así lo conocimos a Juan Moreira, a Filomena Marturano, Salvatore Giulano…  y hubo una noche de “Una luz en la ventana de la estancia El Durazno”.  Siempre he contado en Galapagar, Madrid, donde vivió y está enterrado don Jacinto Benavente, que para mí él es un cacho de emoción, de recuerdos sonoros, cuando pasaba frente a mi casa el coche del circo anunciando la función, con ese locutor que yo hubiera pagado por ser, repitiendo mientras marcaba mucho las sílabas… “Y esta noche con el drama en tres actos de Ja-cin-to  Be-na-ven-te… Laaaa Maaaalquerida!”, bajando al final la voz, para que fuera un susurro lastimero.

    En mi Baldissera se instalaban en la esquina de casa, frente al almacén de Bessone y con la Unión Telefónica y el hotel Colón de Ciroli en la vereda de enfrente. Un año vino el Circo Roma. Los dueños, una pareja de la edad de mis padres, trabaron amistad con ellos y en la herrería se les hicieron varias reparaciones, siendo la Godeco de mi mamá la que sirvió para coser unos lienzos… en algún lugar estará la foto publicitaria de Adrianita, la hija, que nos tuvo locos de amores a todos los chicos más o menos de su edad… que hermosa era!

    Sabíamos que existía el Circo Sarrasani que, a pesar del apellido italiano, había sido creado en Bremen, Alemania, por Hans Stosch Sarrasani. Que deslumbró en Buenos Aires y otras grandes ciudades… hasta aquel tango, "Justo el 31",  lo recordaba allá por 1930… Le tiraban nueces / mientras me gritaban / "¡Ahí va Sarrasani / con el chimpancé"! Viviendo ya en Rosario he visto circos más grandes, que no daban la obra teatral en tres actos y que tenían, eso sí, tres pistas…

    Pero el circo que me ha traído tantos recuerdos, ha vuelto a mi mente cuando lo escuché a Roberto Santamaría recitar un hermoso poema de don Juan Roque Bonafina, es ese otro… chico, para pueblos o barrios suburbanos. Eran humildes y sus componentes se multiplicaban para aparecer en distintos roles... en la niñez nos parecieran enormes, lujosos, emocionantes, llenos de atracción, alimento para nuestra imaginación.

    Noches irrepetibles que uno atesora donde se guardan las cosas más entrañables… allí está el viejo circo que sigue recorriendo los caminos de nuestra ilusión y tras el que alguna vez nos desvelamos, pensando que podíamos irnos con ellos, que Adrianita nos haría un lugar en su corazón…

    El circo trashumante
    De
    Juan Roque Bonafina

    De una carpa arrumbada
    restos de un circo de antaño
    un hombre con muchos años
    me saludó a la pasada,
    por su existencia ligada
    a esa postergación,
    sentí una sensación
    de nostalgia al recordar,
    cuando allá en la popular
    esperaba la función.

    Si habré detenido el paso
    para leer los programas,
    donde anunciaban un drama
    con la risa del payaso
    del hombrecito con lazo
    que llamaban maromero
    del enano bochinchero
    con intenciones agudas,
    hacia la mujer desnuda
    que masticaba el acero.

    Aparcero del baldío
    en la orilla urbanizada
    lugar de cita obligada
    refugio del pobrerío,
    no hubo calores ni fríos
    que pararan su telón,
    era tanta la ilusión
    transmitida por su gente,
    que regulaba el ambiente
    la sangre del corazón.

    Fue refugio reservado
    de ansiedades contenidas,
    remedio para la herida
    del espíritu enervado,
    el tiempo lo ha castigado
    borrando su afán altruista,
    se le fueron los artistas,
    del trapecio, la acrobacia,
    y personajes con gracia
    que engalanaban la pista.

    Por ausencias repetidas
    aumentaron las vacantes
    y el heroico trashumante
    se fue quedando sin vida,
    en la violenta caída
    arrasó emociones mías,
    como esas que percibía
    al oír los payadores
    marcando los sinsabores
    y el rumbo en las alegrías.

    Al observarlo vencido
    lo acompaño en su dolor,
    añorando ese clamor
    del público agradecido,
    viejo circo me despido
    con esta mano apretada
    y la idea esperanzada
    de un día verlo como antes
    con música en los parlantes
    y la carpa iluminada.

    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo recorriendo las provincias argentinas, su folklore, sus costumbres

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Elda (Kuqui) Odisio18/12/2012 14:50:37

    ....Oportuno recordar al mexicano Juan de Dios Peza en su magnifico"REIR LLORANDO, que en honor de David Garrik ; britànico, y gran figura del teatro del Siglo XVIII; escribiera a finales del 1800.
    Reír llorando

    Viendo a Garrick, actor de la Inglaterra,
    el pueblo al aplaudirlo le decía:
    Eres el más gracioso de la tierra y el más feliz.
    Y el cómico reía.

    Víctimas del spleen los altos lores,
    en sus noches más negras y pesadas,
    iban a ver al rey de los actores
    y cambiaban su spleen en carcajadas.

    Una vez ante un médico famoso,
    llegose un hombre de mirar sombrío:
    -Sufro -le dijo- un mal tan espantoso
    como esta palidez del rostro mío.

    Nada me causa encanto ni atractivo;
    no me importan mi nombre ni mi suerte;
    en un eterno spleen muriendo vivo,
    y es mi única pasión la de la muerte.

    -Viajad y os distaeréis. -Tanto he viajado
    -Las lecturas buscad -Tanto he leido-
    Que os ame una mujer - ¡Si soy amado!
    -Un título adquirid -Noble he nacido.

    ¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas
    - ¿De lisonjas gustáis ? - ¡Tantas escucho!
    -¿Que tenéis de familia?...-Mis tristezas
    -¿Vais a los cementerios?... -Mucho, mucho.

    ¿De vuestra vida actual tenéis testigos?
    - Sí, mas no dejo que me impongan yugos;
    yo les llamo a los muertos mis amigos;
    y les llamo a los vivos mis verdugos.

    -Me deja- agrega el médico -perplejo
    vuestro mal, y no debo acobardaros;
    Tomad hoy por receta este consejo:
    sólo viendo a Garrick podéis curaros.

    -¿A Garrick ? -Sí, a Garrick...La más remisa
    y austera sociedad lo busca ansiosa;
    todo aquel que lo ve muere de risa;
    ¡tiene una gracia artística asombrosa !

    -Y a mí me hará reir?-Ah, sí, os lo juro !;
    él, sí, nada más él...Mas qué os inquieta?...
    -Así -dijo el enfermo -no me curo:
    ¡Yo soy Garrick ! Cambiádme la receta.

    ¡Cúantos hay que, cansados de la vida,
    enfermos de pesar, muertos de tedio,
    hacen reir como el autor suicida
    sin encontrar para su mal remedio!

    ¡Ay ! ¡ Cuántas veces al reír se llora!..
    ¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
    porque en los seres que el dolor devora
    el alma llora cuando el rostro rie!

    Si se muere la fe, si huye la calma,
    si sólo abrojos nuestras plantas pisa
    lanza a la faz la tempestad del alma
    un relámpago triste: la sonrisa.

    El carnaval del mundo engaña tanto;
    que las vidas son breves mascaradas;
    aquí aprendemos a reír con llanto
    y también a llorar con carcajadas.


    KUQUI ODISIO20/11/2012 03:49:19

    QUE HERMOSOS RECUERDOS....!!!!! ESE CIRCO EN BALDISSERA PRECISAMENTE EN SE BALDÍO QUE VOS MENCIONAS, FRENTE A LA TIFAL (LA UNION TELEFONICA, QUE ASÍ SE LLAMABA). cADA VEZ QUE ESCUCHO LA CANCIÓN "OH SUSANA" ME ACUERDO DE UN MALABARISTA MUY BUEN MOZO QUE NOS HACÍA SUSPIRAR A TODAS LAS CHICAS DE LA ÉPOCA, Y LA NOSTALGIA ME INVADE......
    GRACIAS EDUARDO POR REFRESCAR LA MEMORIA CON TAN DULCES RECUERDOS.....UN ABRAZO

    Rodolfo "Chato" Odisio - Mar del Plata19/10/2012 01:25:17

    Hola EDUARDO; Recuerdo perfectamente los circos y las calesitas que se asentaban en la esquina de Besone,chirole y cía.a media cuadra de la herrería de tus vijos.De las calesitas, con su música de Aceves mejía y otros, con el Cacho Alvarez. hijo de Martín Alvarez, configuraron la orquesta TIPICA "LOS RITMOS".Es así que aprendí con las canciones del circo, las que algún día, 30 años después, cantaría en bares, boliches,tabernas, etc. y luego me llevarían A LA OPERA.Hoy digo que nada es casual. Todo tiene una CAUSALIDAD y un origen.Eduardo, un fuerte abrazo y te recuerdo permanentemente.Abrazo CHATO del mar

    Juanjo Minatel18/10/2012 09:56:39

    Cuantos recuerdos... Mi madrina, que ha fallecido hace 10 días a los 95, me llevo varias veces al Sarrasani. Un circo con mayúsculas, con elefantes, tigres, leones, cebras, perros amaestrados que sabían sumar... Amazonas pulposas que bailaban sobre la grupa de los caballos mientras estos galopaban en redondo... Magos, trapecistas, equilibristas y por supuesto payasos... Y la banda que no paraba de tocar y con los platillos anunciaban los momentos orgásmicos... Otra vez tus notas me emocionaron... Gracias Eduardo.. ¿Me estaré por poner viejo? Abrazo Juanjo

    Eduardo Aldiser18/10/2012 09:47:10

    Estimada Marta Susana, ese tornado borró un circo que pasó al arcón de los recuerdos, como ocurre en el poema de Don Juan Roque Bobafina, bonaerense como Ud. que se fue para arriba, desde donde nos sigue alumbrando. Hermosa anécdota. ¡Cuánto han representado los circos para nuestra generación!
    Roberto Santamaria, el pulpero de Cobo con su muy buen programa tradicionalista en Mar del Plata, FM Radio Iberoamérica, los lunes a las 18 de Argentina... aparcero, que no tienes que pedirnos ninguna autorización, tu eres de este rancho argentino que hemos levantado en España para recordar cosas de allá, para alimentar nuestra añoranza de emigrados. Y en tu voz adquirirá la emoción que la letra impresa a veces no permite trasuntar. Para ambos, un cordial saludo desde Pontevedra, en la grata tierra gallega

    Marta Susana18/10/2012 00:42:37

    Recuerdo una anécdota de mi época de maestra de adultos: preparé con los alumnos la obra "Nazareno Cruz y el lobo", la representamos en el club de mi pueblo (Manuel Ocampo). Al día siguiente, el dueño de un circo nos quería contratar porque el público le pedía obras. A la noche un tornado hizo un gtan desastre en Pergamino y al día siguiente, cuando ibamos a firmar el contrato, al llegar a Paraguay y Ameghino, sólo quedaban hilachas del circo...

    Roberto "el pulpero"18/10/2012 00:00:41

    Eduardo, que linda nota y que acertados comentarios ha recibido, para el Vasko Zabalza un gran abrazo y aprovecharé tu nota y demás detalles si me lo permiten para poderlo llevar al aire en "La Pulperia de Roberto" durante el próximo mes de la tradición.-
    Para todos un gaucho abrazo

    Eduardo Aldiser17/10/2012 20:52:20

    Norma! Gran poeta bonaerense de Lavalle. Por nombrar a esa obra "Una luz en la ventana de la estancia El Durazno", me quise cerciorar. Es una estancia de la zona de Mar Chiquita en la provincia de Buenos Aires fundada en el siglo XIX que no sé si seguirá existiendo. Yo creía que se trataba de un nombre de fantasía, sinceramente. Sí, claro que sí, Mate Cosido... No ha faltado ocasión que en algún pueblo quiso subir facón en mano algún criollo para ayudar a Moreira o Giuliano. Un abrazo

    Eduardo Aldiser17/10/2012 20:46:10

    Queridos amigos, es evidente que a todos nosotros nos ha dejado una grata marca en el alma ese circo pueblerino, humilde. Se lo pierden las actuales generaciones, había allí mucha magia. Tino, muy interesante tus acotaciones. Jorge: que grata evocación de esa Catamarca siempre tan lejana para los que somos pampeanos. Adolfo: vaya versos tan bien arracimados en torno al payaso, el personaje que elegimos para ilustrar la nota. Por aquí sigue muy vigente el circo trashumante y lo he visto instalarse en verano a las afueras de Pontevedra. Es cierto que ahora tienen unas casas sobre ruedas y hasta traían el aula escuela que, acordado con el Ministerio de Educación, ellos proveen y el gobierno les designa una maestra que va todo el curso lectivo con ellos... lo vi día tras día haciendo el paseo del rio Lérez hacia la ría de Pontevedra, en la que se transforma, y volvían los recuerdos a esos siete, ocho años en aquel pueblito cordobés, Un abrazo para los tres en sus Ingeniero White, Pergamino y Santo Tomé santafesina.

    norma montenegro17/10/2012 20:40:56

    Cúantos recuerdos Eduardo Aldiser!! a mi pago natal General Lavalle también llegaban circos. De mano de mi abuela asistí a una función donde daban Flor de durazno ,no recuerdo el nombre del circo ni los artistas , pero que emoción sentí ,daban una obra por día por ej. Juan Moreira, Mate cocido y luego seguían a otros pueblos . Recuerdo estos hechos con enorme cariño , formaron parte de mi mundo de la niñez. Norma

    ADOLFO17/10/2012 18:08:17

    QUIENES NACIMOS ALLA POR LA DECADA DEL TREINTA, ESTOS RECUERDOS NOS LLENAN EL ALMA DE UN PASADO QUE POR CIERTO AÑORAMOS.-POR ESTA CIUDAD DE PERGAMINO PASARON AQUELLOS GRANDES CIRCO QUE EDUARDO MENCIONA, PERO TAMBIEN AQUELLOS CON SUS CARPAS LASTIMOSAS POR DONDE EL VIENTO Y EL AGUA SE COLABAN SIN PEDIR PERMISO.-QUIEN NO RECUERDA LAS PEQUEÑAS PISTAS LLENAS DE ASERRIN DONDE EL PAYASO HACIA LAS DELICIAS DE LOS CHICOS O DE AQUELLOS CARROMATOS DESVENCIJADOS CON JAULAS QUE ALBERGABAN ALGUN LEON FLACO Y SIEMPRE DURMIENDO.- GRACIAS EDUARDO, GRACIAS PULPERO, POR TAN LINDO RECUERDO.-
    Y SI TUVIERA QUE RIMAR ALGO SOBRE EL PARTICULAR, ESCUETAMENTE DIRIA:

    SALTA EL PAYASO EN LA ARENA
    Y EN SU ALEGRE RISOTADA,
    QUEDA LA PENA OCULTADA
    TRAS SU MASCARA SERENA,
    POR LA SANGRE DE SUS VENAS
    VA VIAJANDO SU TRISTEZA,
    SU SOLEDAD Y POBREZA
    DEBEN SER DISIMULADAS
    CON AHOGADAS CARCAJADAS
    QUE SON SUS AMARGAS QUEJAS.-

    UNA CARPA ES SU MORADA
    Y EL APLAUSO SU ALIMENTO,
    Y SU ALMOHADA ES EL TORMENTO
    DE UNA VIDA FRACASADA,
    SU RISA ES LA PUÑALADA
    QUE HIERE A SU CORAZON,
    QUE ENCENDIDO DE PASION
    POR UN AMOR YA PERDIDO,
    QUEDA EN LA PISTA TENDIDO
    ¡¡MIENTRAS SE OYE UNA OVACION!!
    Adolfo vasco Zabalza

    Jorge Contreras17/10/2012 17:45:11

    ¡Cuántos recuerdos! Margarita Palacio, nuestra folklorista argentina y prima de mi padre, nacida como él en Santa María, Catamarca, trabajaba en el circo "Totó". Ella se había casado con el dueño, y hacia el arte de las "ecuyeres", montando un caballo y dada su resistente cabellera, colgada de la misma de un aparejo, siguiendo el ritmo del caballo.

    Varias veces el circo "Yotó", funcionó en San Fernando del Valle de Catamarca, y se hospedaban en casa de mis abuelos, donde yo iba todas mis vacaciones...

    Un abrazo desde Santo Tomé, Santa Fe, Argentina

    Jorge Ricardo Contreras17/10/2012 17:21:01

    PROFUNDA EMOCIÓN ME EMBARGA, MI QUERIDO QUITO, DADO QUE TRAES A MI MENTE RECUERDOS TAN ESPECIALES, QUE EN SU MOMENTO NOS HACIAN SOÑAR....NO OLVIDEMOS AQUEL GRANDE DE ROSARIO FORMADO EN CIRCO: ALBERTO OLMEDO...
    CON ESPECIAL CVARIÑO, TE ABRAZA " EL CATA"

    TINO DIEZ17/10/2012 17:12:26

    El artículo mueve recuerdos de la infancia, en mi caso cuando a media cuadra de la escuela primaria, la legendaria escuela Cortés, llegaban y se instalaban en el gran baldío que se iba poblando de carpas, jaulas y animales. Era . en tiempos que no existían los medios actuales - el vehículo en que se hacían los artistas y especialmente los cantores. En el Circo Casano actuaba Ignacio Corsini, cuando a su llegada a Bahía Blanca se conoció con Carlos Gardel, en un circo se inició Hugo del Carril y crecieron las compañías de teatro como la de los Podestá.
    Gracias por los recuerdos
    ABRAZO TANGUERO
    TINO

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos