• Argentina Historia - Elpidio González - No todos los políticos son iguales

    Y seguramente habrá otros muchos "Elpidios" en la política de Argentina, España, de otros países. Ahora mismo valoramos la forma de vida y los mensajes del presidente de Uruguay, José Alberto Mujica Cordano que nos hace sentir orgullosos como sudamericanos y aún más como rioplatenses.

    Por eso es bueno volver a recordar a Elpidio González, nada menos que Vicepresidente durante el gobierno formado en 1922 por Marcelo T. de Alvear y Ministro de Interior en el segundo gobierno de Hipólito Yrigoyen, que se inicia en 1928 y finaliza abruptamente por el golpe de estado encabezado por el General Uriburu. Ya en el primer gobierno yrigoyenista había sido Ministro de Guerra (equivale a Defensa) y Jefe de Policia.

    Estamos hablando de un rosarino, hijo de militar, que inició su vida política siendo universitario en la ciudad de Córdoba, donde inició su carrera de abogado, que finalizó en 1907 en la Universidad de La Plata. Había nacido en 1875 y ya en 1905 participa en el levantamiento popular de Yrigoyen, terminando en la cárcel. Volvió a estar entre rejas durante dos años cuando fue derrocado el gran líder radical. Tras ello vivió el ostracismo político que solo rompió en 1945 para apoyar la opción Tamborini – Mosca que presentaba una alianza que incluía  al Partido Radical.  Murió en Buenos Aires el 18 de octubre de 1951, en los años de oro de la presidencia de Juan Domingo Perón, el triunfador de aquellas elecciones, en la que fuera su última lid política.

    ¿Y en donde está el gran valor de Elpidio González? Que no medró estando en el poder, que siguió viviendo en el mismo lugar, un departamento normalito de Buenos Aires, que siguió viajando en los medios de transporte públicos y caminando como cualquier ciudadano por las calles de la capital argentina.

    Que pasó sus últimos años como representante de anilinas y pomadas para lustrar el calzado. Que renunció a la paga establecida para los ex dirigentes del gobierno recibir lo que este rosarino ejemplar consideraba como una dádiva.

    Cuando la corrupción entre los hombres y mujeres que detentan altos cargos políticos es la moneda corriente en nuestros días y desde hace ya mucho tiempo, recordar a Elpidio González es como abrir las puertas a la esperanza que un día, esperemos que no muy lejano,  los políticos sean honestos, que tal virtud no tenga que ser noticia.

    No tengo presente que en Rosario, su ciudad natal, se lo recuerde como merecería, pero lo digo con el margen de error que pueda cometer por los muchos años viviendo muy lejos de allí.


    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo recordando a protagonistas de las provincias en la vida política de Argentina

    Compartir en

    Lista de comentarios

    OSCAR24/08/2012 21:08:42

    gracias rduardo- un abrazo-

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos