• Argentina Provincias - Juan Catalino Domínguez, historia siniestra

    Este relato fue presentado por su autor,Roberto Santamaría, “El Pulpero” de Mar del Plata (programa que pueden escuchar los lunes a las 18 hs. de Argentina), en XXII Congreso de Historia Regional en Mar de Plata celebrado en setiembre 2011. Éste es el Capítulo 2, Detención, fuga.

    Juan Catalino Domínguez en la Pulpería “El pimentón”
    De Roberto Santamaría


    Su paso por Cobo, mi pueblo

    Abandona la zona de Azul con rumbo nuevamente al sur y busca trabajo con el nombre de Pedro Montenegro (nombre que utilizaba en su estadía por Cobo), y también en otras oportunidades se hacía llamar “Pedro Aguirre”. Luego de un breve lapso, regresa nuevamente a Mar del Plata radicándose transitoriamente por el barrio de La Juanita (Luro al fondo), pero continúa su periplo hacia los partidos de Dolores, El Tordillo, General Madariaga y sus alrededores, regresando nuevamente a Cobo. Aquí me parece oportuno comentar lo dicho por Pedro Vargas sobre su paso por  Colonia de Barragán.

    Pedro Vargas es hijo de Manuel Vargas y de Doña Josefa Torres.  Llegó con sus padres a la Colonia de Barragán en Cobo, Provincia de Buenos Aires, Argentina, allá por la década de 1940; por lo tanto es uno de los primeros pobladores de la colonia, está casado con Hilda Orazi que, por casualidad, tiene mi misma edad, ya que nuestras madres eran vecinas y amigas y anduvieron con la panza en la misma época…….allá lejos  y hace tiempo.

    Dice Pedro sobre Juan Catalino Domínguez: “Se hacía llamar ´Montenegro´ y  llegó a ese lugar  por que un vecino de ellos, llamado Bienvenido Basualdo, era muy conocido en Mar del Plata, en la zona   de Parque Luro y alrededores  por tener una gran cantidad de vacas pastando por esos barrios, a pesar de las quejas vecinales por los destrozos que ocasionaban `las famosas vacas de Basualdo´ como popularmente las llamaban, que de vez en cuando marchaban presas.

    A su vez Basualdo tenía una propiedad en la Colonia de Barragán (en Cobo)  en la que solía cultivar papa y maíz. Un día le dice a su vecino lindero, don Manuel Vargas (padre de Sara, Pedro, Eduardo y Manuel) que por favor le diera permiso a un amigo para pasar la noche ya que el no tenía terminada la población de su chacra, y esa fue la primera vez que Catalino estuvo en la casa de estos amigos míos.

    Catalino solía hacer algunas changas por esa zona, generalmente como alambrador; trabajaba en las quintas o chacras realizando otros trabajos ocasionales, y siguió frecuentando a la familia Vargas.  En una oportunidad que estuvo trabajando en la quinta, un día de mucho calor, recuerda Pedro que hicieron un alto en las tareas para tomarse un descanso y estuvo en la siesta en la misma habitación con él y lo sigue recordando como un hombre trabajador y de buenos modales. 

    Eso sí, en el sulky en que se movilizaba llevaba siempre un Winchester  y un revólver ya que decía….  que “uno debe andar prevenido por que no sabe con quien se puede encontrar”. Les dejó un caballo alazán pico blanco, muy lindo animal, guapo y ligero según me comenta Eduardo Vargas, para que se sanase ya que estaba muy lastimado en el lomo y al que no pasó a retirar nunca y que luego de conocerse la verdadera identidad de Domínguez pasó a llamarse “El Catalino”.

    Catalino se fue de lo de Vargas para trabajar de alambrador en la zona de la estancia  La Eudosia de la familia Pétersen.  Consultado  Enrique Pétersen, hijo de Don Juan Carlos Pétersen, me comenta que un primo hermano suyo llamado Alejandro Pétersen regenteaba en esos tiempos  una fracción de campo lindera a La Eudocia.  Sigue contando Enrique que efectivamente, Catalino era peón de su primo y que fue la esposa de Alejandro,  leyendo el diario "Crítica", que solía publicar artículos relacionados con asesinos famosos, quien lo descubrió e informó a la policía.

    “Ahí  comenzó la persecución de Catalino. Ese descubrimiento fue varios días después del hallazgo de los cadáveres de la familia Mehatz (Martin Mehatz   y dos hijos, Martín Mayo y Marcelo) asesinados en su estancia, que a su vez era vecina de la nuestra y de la de mi primo”,  finaliza diciendo Enrique.

    Serie completa de notas para leer el relato de Roberto Santamaría
    Quien era Juan Catalino Domínguez en la pampa argentina
    Juan Catalino Domínguez, historia siniestra en la pampa argentina
    Detención y fuga de Juan Catalino Domínguez en la pampa argentina
    Juan Catalino Domínguez. Los Mehatz, asesinados en la pampa argentina
    Juan Catalino Domínguez. Morir en General Madariaga, pampa argentina


    Argentina al Mundo con relatos y tradición de las provincias argentinas

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Marta Susana Siciliano05/07/2013 14:35:00

    Muy interesante el relato. Felicitaciones Sr. Santamaría y gracias por compartirlo.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos