• Julio Maiztegui y el Mal de los rastrojos - Ricardo Biglieri - Argentina Folklore y Provincias

     

    Nos dice Ricardo Biglieri desde Pergamino, Provincia de Buenos, Argentina, en la región pampeana: "Encerrado en mi cuarto, obligado a ello por las disposiciones vigentes relativas a la Pandemia declarada, vuelvo a sentarme frente al ordenador y a volcar en el papel una circunstancia ocurrida muchos años atrás y que puso en vilo a una zona del país, no comparable con el presente, pero muy preocupante para la población. Me refiero a la epidemia de El mal de los rastrojos"

     

     


    El Mal de los Rastrojos vivido de cerca

    A mediados del siglo pasado recuerdo que comenzaron a aparecer algunos sueltos en diarios regionales sobre una extraña enfermedad que azotaba campos de la zona de O`Higginss (Partido de Chacabuco) lindantes al de Junín, afectando sobre todo a la población rural, principalmente a quienes se dedicaban a juntar el maíz a mano, en los albores de la mecanización rural. Su particularidad era la disminución plaquetaria y por consiguiente incontrolables hemorragias con un triste final.

    El mal de los rastrojos en la Pampa Argentina - Nota de Ricardo Biglieri - www.argentinafolkloreyprovincias.esQuien escribe vivía en la zona rural del Partido de Pergamino, aproximadamente a  150 Km de distancia del foco principal. Y como siempre ocurre, pensaba “está retirado, será una cosa pasajera que aquí no va a llegar…”. Supongo que la autoridad competente habrá seguido con los estudios de sus causales,  ya que un grupo de investigadores logró aislar en 1958, un virus que podría ser el desencadenante de dicha enfermedad. Lo llamaron “virus de Junín” y a partir de él comenzaron los estudios de laboratorio más en profundidad. Los roedores parecerían ser sus vectores.

    Así debe haber ocurrido, porque a los principios de la década del ´60 el gobierno la declaró enfermedad de los trabajadores rurales y se empezó a observar un amenazador avance hacia el norte y noreste de la Provincia de Buenos Aires, una de las más importantes por la actividad agrícola de Argentina. El centro de diagnóstico creado en Pergamino bajo la supervisión del Instituto Malbrán de Buenos Aires, llegó a la conclusión de la eficacia de la aplicación del plasma inmune de las personas que se curaron de dicha enfermedad, luego de administrarlo en un paciente en grave estado y corroborando una evolución favorable en este.

    Pero los años siguieron corriendo y sin darnos cuenta, la enfermedad la tuvimos cada vez más cerca. En un pueblo vecino, Rancagua, aparecieron un gran número de casos, a pesar de la denodada labor y lucha de su médico local. El mal seguía avanzando. Cierto día, leo con asombro en el periódico local, que el popular “Gafas”, amigo de mi juventud, había sido la primera víctima en la ciudad de Pergamino.

    Mucho miedo por el Mal de los Rastrojos

    Terror  en la zona porque se cobró otras víctimas, principalmente entre quienes teníamos labores de campo. En mi caso atender la cabaña de cerdos. Los conocedores de esas tareas saben que por lo general se acarrea el alimento en bosas al hombro. La mayoría de las veces desde la estiba, venían empapadas con deyecciones de roedores que encontrábamos en los comederos, y que parecían inmunes a cualquier raticida utilizado. Eso pensaba todos los días mientras realizaba esas labores.

    ¡En cuál de estas me pescaré el virus! Solo aquel que está expuesto al real peligro de contagio conoce las sensaciones calladas que corren por su mente. Recuerdo que llegué a vaciar una garrafa de gas en sus madrigueras, le prendí fuego y con la explosión volaron ladrillos por el aire. Pero fue una lucha que no pude ganar.

    El destino nos deparaba una esperanza

    A todo esto llegaba a Pergamino para estudiar el problema, un médico Master en Harvard en enfermedades infecciosas. Fue contratado por la Fundación Emilio Ocampo, que había sido golpeada por esa enfermedad, con la muerte del hijo de su director. Su elevado conocimiento científico, su amor a la investigación y sobre todo su fuerte vocación de servicio y humildad eran los elementos que podía aportar.

    Ese Doctor se llamaba Julio Isidro Maiztegui

    Busto erigido en Rioja y Balcarce de Rosario en homenaje al Dr. Julio Isidro Maiztegui - Nota de Ricardo Biglieri, Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina La tarea a comenzar tenía un principio, pero se desconocía su resultado final. Nombrado en 1972 como Director del Instituto Nacional de Estudios de Virosis Hemorrágica, se podría decir que el fue el gestor principal de dicho Instituto, dentro del cuál dejara prácticamente lo mejor de su existencia. Decenas de veces arremetió contra puertas que se le cerraban. Varias veces fue él, quién se retiró dando el portazo, todo ello motivado por la incomprensión, celos profesionales, burocracia o intereses económicos que se sentían afectados.

    Poco a poco, el  Instituto fue formando su estructura, tanto en lo investigativo como edilicio, donde se volcaron una enorme cantidad de esfuerzos de todo tipo. De esos remozados salones donde se realizaban los experimentos, partían camionetas cargadas de jaulas trampas, para capturar en distintos puntos de Argentina a los roedores posibles portadores del virus del mal, para luego ser estudiados en dichos laboratorios. Desde La Quiaca, hasta Bariloche, de Entre Ríos a La Cordillera, eran traídas muestras de ellos, en busca de elementos que permitieran avanzar en la investigación. Un dato ilustrativo: Se llegaban a pesar trozos milésimos de ellos en balanzas de alta resolución en la Facultad de Medicinia de Rosario de hasta valores de diez gramos.

    Se estaba detrás de una pista cierta. A pesar de los vaivenes económicos, ayudados por donaciones de instituciones de bien público, gubernamentales, el proyecto bajo la mano de Don Julio después de los tropiezos lógicos comenzó a marchar por buen camino. El organismo de a poco estableció contacto con sus similares del mundo, llegando a ser con el tiempo lugar de consulta y centro de referencia en su especialidad. Mientras los microscopios y reactivos iban llegando a construir la existencia de lo que es hoy la Candid I,  transcurrieron casi treinta años de los primeros pasos en pos de ella. Muy cerca del comienzo del nuevo siglo se tuvo la real certeza que otorgaba la protección adecuada.

    Cuadro descriptivo del Mal de los Rastrojos o Fiebre Hemorrágica en la Pampa Argentina - Nota de Ricardo Biglieri - Argentina Folklore y Provincias Con esta realidad, la Fiebre Hemorrágica, dejó de ser un flagelo para el campo y zonas aledañas a centros poblacionales. Trámites diversos, estudios, ensayos, sinsabores, pero siempre tras un ideal que felizmente hoy  se tiene la certeza que se ha alcanzado. Ese crecimiento constante, estaba impulsado por la impronta tenacidad del Dr. Maiztegui, hombre de carácter fuerte y convicciones férreas, que supo transmitir y hacer carne en sus magníficos colaboradores de manera acertada, el camino a seguir. El ya no está entre nosotros lamentablemente. Pero su labor se evidencia en los logros acreditados que culminaron con su anhelado proyecto.

    Fue necesario que se elaborara la Candid I, para que su figura obtuviera el aval científico, a pesar de las más de doscientas publicaciones en la materia, su título de Asesor de la Organización Mundial de la Salud, entre los muchos que poseía y visitar más de una quincena de países, por el mismo motivo. En las postrimerías de su vida, teniendo conciencia que pronto se acercaba su fin, se lo sabía ver, con paso vacilante, demacrado, pero con su ímpetu habitual, aquél que le había ayudado a ubicar a su querido Instituto, en un lugar preponderante, dentro del sistema de salud de su país, caminar por los pasillos observando la obra realizada... Más aún, logró colocarlo en el sitial de referencia mundial que siempre soñó.

    Hoy su nombre figura en la nomenclatura de barrios, calles, terminales de ómnibus, plazas y paseos y en todo aquello que necesite una denominación importante en distintas ciudades o pueblos. La ciudadanía de muchas provincias argentinas situadas en zona de riesgo esta eternamente agradecida a su labor porque el fruto de ella le ha dado una tranquilidad que careció por años. La lucha fue larga, el enemigo parece letalmente herido, pero no nos descuidemos, puede resurgir si bajamos la guardia, aunque desde algún lugar del infinito tengo la seguridad que Don Julio Maiztegui estará en guardia dando el alerta.

    Ricardo Biglieri
    Autor del libro Ayer y Hoy
    Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina
    Datos de la web

    Ricardo Biglieri, escritor costumbrista de la Pampa Argentina. Vive en Pergamino, Provincia de Buenos AiresOtras notas de Ricardo Biglieri
    La Argentina de las provincias pampeanas y esas melgas de añoranzas
    Provincias argentinas. Ricardo Biglieri, relatos de la pampa gringa
    Provincias argentinas. Esas cosechas de maíz, el malacate, un mate
    Provincias argentinas y aquel turco vendedor ambulante
    Campo argentino. Aquellas plagas bíblicas de langostas
    Fiesta gaucha de la tradición en el campo argentino, vista por Ricardo Biglier

     

     

     

     

    Más Notas
    Radio Aldiser - Voz Argentina con Yosoytango y otros programas
    Palencia - Cuna de ancestros de San Martin y Villoldo
    El viaje a España de Evita - Eva Perón - Su trayectoria política
    Domingo Amaison en Argentina Mundo - Corriendo en Galicia y el mundo
    Homenaje a Buenos Aires - Argentina Tango de España
    Origen del Pericón Nacional - Argentina Folklore -Viajando por Asturias
    Japón - Coria del Río, Sevilla - Galicia y las Camelias - Argentina Mundo - España

    Vídeos
    Argentina Mundo en la Casa Museo de Cristóbal Colón
    Amigos de mi pueblo - Radio Municipal de General Baldissera
    Enrique Migliarini - Volver a Barracas y La Boca con Tangos
    La luz mala no es una leyenda - Argentina - Canarias
    Irene Aschero con Tangos en Galicia
    Angeles Ruibal canta y pone música a Yupanqui - Tiempo del hombre
    Aldiser recita La Maestra de Gagliardi en Pontevedra
    Europeas bautizadas como Argentina


    Eduardo Aldiser
    Canal Aldiser   Aldiser Radio  Argentina Mundo  Argentina Folklore  Argentina Tango  

    Argentina Es Tango / Grupo en Facebook

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos