• Julio Olmos Lablanca en Argentina Provincias / España

    Nuestra colega Patricia Ortiz, editora de Caminos Culturales en Buenos Aires, Argentina, ha entrevistado a Julio Olmos Lablanca, próximo a dejar su lugar en la Consejería de Empleo y Seguridad Social del gobierno de España en Argentina. En la entrevista realiza un balance de los dos años que lo tuvieron al frente de las decisiones destinadas a conocer, escuchar y resolver las demandas del colectivo español en Argentina.

    Nos indica Patricia que, sensible y abierto al debate, construyó lazos de amistad que perdurarán en su recuerdo. Valencia, su tierra natal, lo espera y en Argentina deja las semillas de un trabajo que será continuado de acuerdo con las políticas establecidas por España.

    —¿Qué balance realiza de su tarea en la Consejería de Empleo y Seguridad Social en Buenos Aires?

    Ha sido una experiencia positiva y gratificante recogida del trabajo llevado a cabo en el exterior de tres años en Uruguay y los dos últimos en Argentina. Me he enriquecido con el conocimiento profundo de la problemática del ciudadano español que, a través de la Ley de Memoria Histórica, indica que son más de 1.700.000. España ha dado en este período que me involucra un gran apoyo en el ámbito de la política social y también en aspectos más referidos al acompañamiento a los centros e instituciones españolas que ha quedado empañado por esa reforma electoral que no gustó y tuvo resultados malos en cuanto a la participación en las últimas elecciones. Si analizamos en forma general, existen muy buenos resultados desde la aprobación del estatuto marco para la ciudadanía española que regula en un único documento todos los derechos de los españoles en el exterior, otorgándoles las mismas garantías, derechos y capacidades como si estuvieran en España.

    —¿De qué manera España afronta la crisis con relación al apoyo que debe brindar al ciudadano en el exterior?

    En esta última etapa, coincide con una gran crisis económica, y aún en la dureza de esta, destaco que en el caso argentino se han subido los valores de las pensiones asistenciales en un 10% y ha permitido que más de 17.000 ciudadanos mantengan esa ayuda. Se ha trabajado en el programa de viajes a la Madre Tierra por medio del IMSERSO, que dio la posibilidad a más de 2500 personas. Tenemos, por otra parte, a más de 1500 jóvenes becados. Vemos que España mantiene una estructura firme en su política de defensa de los ciudadanos en el exterior.

    —¿Cuál es el monto anual de las pensiones?

    La Dirección General de Emigración realizó un esfuerzo importante al incrementar las pensiones, cuyo importe es de $ 25.450 pesos anuales y beneficia a 17.000 personas que empezaron a hacer la FEDEVIDA de mayo y noviembre.

    —¿Qué programa le gustaría que continuara a pesar de los recortes en los presupuestos?

    El cambio de las personas no es importante. Hay procedimientos de trabajo que no se van a ver perjudicados; no depende del consejero de turno, sino de la política. El apoyo a los ciudadanos y centros españoles en el exterior es importante siempre que puedan difundir la cultura y amplíen la presencia e imagen de España en el exterior. Se trata de cumplir un papel de apoyo y contención del colectivo español y sus actividades.

    —¿Cómo encaran el futuro de los centros españoles?

    El “cómo” encarar el futuro de los 500 o más que existen en Argentina es un tema de debate. Muchos tienen que plantearse cuál será su situación en 10 o 15 años si la incorporación de los jóvenes es escasa. Esta participación es fundamental porque, de acuerdo con las propuestas que se les brinde, serán los mejores embajadores de España.

    Gran parte de españoles que residen en el exterior ya son segunda, tercera generación. Un 25% del padrón son españoles nacidos en España y están menguando porque la emigración, que pueda darse por quienes salen y vienen a Argentina, es menor al nacimiento y a las incorporaciones anuales que se vienen dando, precisamente en segunda y tercera generación. El mensaje actual es que si quieren ser apoyados deben apoyarse y abrirse a la realidad social en la cual se integran.

    —¿Deben cambiar la propuesta?

    La actividad en los centros ha decaído, cada vez tienen menos socios. Se pueden incorporar jóvenes pero, si no se les ofrece algo atractivo, no se van a quedar. Podríamos abrir un centro pero, si no hay contenido, forma, oferta, no tendrá futuro. Si se puede llevar adelante ese proyecto, el cambio generacional se dará.

    —¿Cómo lo haría usted?

    Es importante que maduren este debate por sí mismos. La administración se compromete a acompañar sus decisiones, pero cada uno debería mantener su autonomía y criterio para ver hacia dónde apuntan. Algunos desarrollarán actividades sociales; otros, lúdicas, pero esto tiene que garantizar la supervivencia del centro, un objeto social que incorpore vida y nuevos asociados para mantenerlo. Reducir la supervivencia de los centros en el exterior a un tipo de ayuda o subsidio estatal o económico es dilatar una cuestión de fondo que hoy es urgente y preocupante.

    —¿Qué programas relacionados con la mujer y los jóvenes destacó el Director General de Migraciones, Don Aurelio Miras Portugal?

    En este momento se realiza una investigación-estudio sobre el papel de la mujer en la emigración española argentina. Conocer los orígenes de la situación actual y de la presencia española en Argentina hoy es relevante para marcar las pautas del futuro. Se ha hecho mucho en la creación de programas contra la violencia, a favor de la igualdad y de la no discriminación. El tema “mujer” no es solo maltrato, sino que interesan los aspectos de la inserción en el campo laboral. En estos años hemos avanzado en esta línea, y la continuidad está garantizada.

    Los jóvenes estarán protegidos en cuanto a fomentar el asociacionismo entre ellos a través del contacto, el manejo de redes, de nuevas tecnologías y del conocimiento de lo que se produce en el mundo.

    ----

    —¿Cuál es la respuesta de las empresas españolas en Argentina a la demanda de los jóvenes sobre inserción laboral?

    Este tema corresponde más al Consejero de Economía y Turismo, pero puedo decirle que hemos percibido fuertes lazos culturales e históricos que estimulan a las empresas y su decisión de desempeñarse aquí. A lo largo de los años, se han establecido en Argentina mostrando interés por el colectivo español joven, lo que les puede suponer un añadido y posibilidad en la inserción laboral, pero creo que no hay que dar más facilidades a quien no tiene la formación o perfil de los puestos. Esto se debe a que las empresas con capital español debían dar empleo a jóvenes españoles. Sostengo que las empresas se mueven por la competitividad; se puede abrir o realizar aperturas por determinado tiempo, pero si los postulantes no añaden formación y le dan plus a éstas, es difícil la incorporación en sus plantillas. Es bueno lograr que los jóvenes tengan una buena preparación, sean españoles o argentinos.

    —¿Qué programas se verán restringidos en su presupuesto?

    Como dije anteriormente, se priorizara la política social y sanitaria. Habrá otros programas de apoyo en el ámbito cultural o de difusión periodística, como los de las Iniciativas para la Comunicación, que por un tiempo quedarán relegados. Otros, como el Programa de Asociaciones de Centros, tendrán una reducción en los montos determinados. Hay que diferenciar bien los que se demorarán en el tiempo de los que seguirán aunque tengan menor presupuesto.

    El año pasado, el porcentaje de reducción fue de un 12% y en 2012 está pendiente el cierre de números. El programa de viajes INSERSO ha tenido una aceptación y valoración positiva, aunque debería volver más a sus orígenes y establecer parámetros, que puedan viajar quienes no lo hicieron y tener en cuenta los recursos y la capacidad económica: hasta que no se establezca la convocatoria, tenemos que esperar los números con su perfil detallado.

    —¿Qué ayudas recibirá la difusión de la Cultura española en Argentina?

    En Argentina existe una Consejería Cultural y una Oficina Cultural. La Dirección General de Migraciones apoyaba proyectos en materia cultural que quizá puedan ser demorados, aunque dependerá de la convocatoria que se haga para promoverlos. Será Madrid quien lo decidirá, pero tenemos la palabra de su director, quien manifestó en forma clara: “Política social para españoles más carenciados y todo lo demás queda supeditado a los fondos después de cubrir esas necesidades”.

    —¿De qué manera continuarán los proyectos plasmados por AJDERA?

    Detalle del edificio del Club Español de Buenos Aires, ArgentinaDependerá de las convocatorias de los programas, pero es una de las asociaciones más relevantes constituidas en Argentina. Tiene garantizado su futuro en la medida en que plantee actividades con la contraparte argentina: los jóvenes españoles en Argentina tienen la ventaja de tener la doble nacionalidad, son argentinos y españoles, y las asociaciones españolas no deben intentar potenciar ninguna de las dos facetas o vertientes a costa de la otra, sino enriquecerlas. Los programas deben ir en la línea de la participación y, aunque haya jóvenes que no tengan la nacionalidad española pero quieran incorporarse y sumar recursos, se beneficiarán. AJDERA ha realizado congresos todos los años en forma anual en los que se debatieron proyectos y planes futuros contando y difundiendo estas tareas y realidades; se continuarán ampliando los centros de información. Si bien AJDERA es una asociación dinámica porque tiene lógicamente el empuje de gente joven, tiene que contar con la experiencia de otros centros con historia. La vinculación con el Club Europeo y el Club Español es promisoria, como lo son los acuerdos establecidos con la Asociación Hispanoargentina de Profesionales para el ámbito de la formación y el empleo.

    —¿Cuál ha sido la gestión de revaloración de monumentos en la ciudad de Buenos Aires?

    Se ha desarrollado un proyecto en la Fundación España en dos etapas: en la primera, se digitalizaron parte de los archivos que existían en el propio Club Español, la Asociación Patriótica y otras entidades con carácter centenario. En el segundo tramo, se realizó un catálogo y se redactaron algunas instituciones centenarias en las que reflejamos el relato de la historia de esos centros con el fin de conocer la situación actual en la medida en que ha estado causada e inducida por las decisiones y medidas que se han ido tomando.

    Queremos reflejar un ejemplo modelo en el cual uno pueda mirar el pasado y traer la historia de los centros en fotos e información detallada, como así también la evolución que han tenido. De esta manera se logrará un mayor aporte a la gestión cultural que nos muestre la ubicación en que se encuentra. No es lo mismo un monumento o lugar histórico que esté ubicado en Vicente López que otro en Capital.

    Este proyecto de gestión no debe ser impedimento para llegar a acuerdos; hay un marco de trabajo que tiene que permitir que cada uno de los centros funcione en el futuro.

    ----

    —¿Cuál será su futuro?

    Una vez que termine como Consejero de Empleo y Seguridad Social, cesarán mis funciones en la Obra Social España y como presidente de la Fundación España. Volveré a mi etapa anterior, a mi puesto de trabajo en Valencia,como funcionario del Ayuntamiento de Valencia, economista y técnico de la Administración española.

    —¿Qué se lleva de Argentina?

    Amigos y sensaciones maravillosas. Trabajar en el exterior implica un ritmo y un tiempo distinto de los que conocía en España. Me llevo una familia ampliada; un nene de un año y cuatro meses que se ha criado en Buenos Aires. El recuerdo lo mantendré siempre.

    ----

    —¿Le gustaría volver a ocupar otra vez este lugar en la Consejería de Trabajo?


    No me lo había preguntado. Hoy estoy con ganas de volver desde el punto de vista del entorno familiar. El hecho de haberme sentido tan a gusto aquí me invita a dejar una puerta abierta para el posible encuentro en el futuro.

    —¿Cuáles son las tres palabras que le surgen cuando piensa en Argentina?

    Satisfacción, por la tarea cumplida. Mejorable, en cuanto a la situación de futuro. Estamos en un punto en el que debemos apostar a que se mejore la situación. Entrañable, en cuanto a las personas que he conocido y a los amigos que he encontrado dispuestos a brindarse con generosidad.

    Patricia Ortiz, desde Buenos Aires, Argentina
    Argentina Mundo agradece a Caminos Culturales de Argentina la cesión de esta entrevista

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos