• Pablo García en Argentina Provincias - Recorre el mundo en bicicleta

    “¡Pero vos estás loco Pablo!” Cuántos, cuantas veces se lo habrán dicho allá por  1998 a Pablo García, un muchacho argentino  de San Andrés, Partido de San Martín, Provincia de Buenos Aires, que estaba en Brasil, que todo le iba de maravillas, que… que decidió subirse en una bicicleta en Maceio, en el nordeste brasileño, dejar atrás una próspera agencia de turismo y salir hacia su San Andrés de Argentina, con su primera bicicleta… para despuntar el vicio, hacer experiencia y desde allí partir…

    Su idea era, y lo está cumpliendo, recorrer pedaleando, unos ochenta países de África, Europa, Asia y Oceanía. Ahora ya ha comenzado a bajar desde Alaska hacia Argentina, para recorrer América… vamos, una tontería!  Cuando le picó el bicho tenía 25 años, ahora ronda los 38, como ronda todo en su vida, de la mañana a la noche. Cuando llegó a Buenos Aires se le demoró la partida porque costó conseguir patrocinadores… y cuando estaba en Mozambique muchos de estos lo tuvieron que abandonar… había llegado el “corralito”  que ahora como “ghetto”, define algo muy concreto difícil de explicar. Era el memorable 2001 obviamente.

    Pablo García, pedaleando por el mundo. Es argentino de San Andrés, Provincia de Buenos AiresLo tuvo claro, "Pensé que si podía pedalear todo África, podría hacerlo en el resto del mundo. No conocía nada de ese continente, Tal vez haya cambiado, pero en el 2001 el tema de los conflictos raciales estaba aún latente en Sudáfrica, desde donde largué". Reconoce que fue el país más duro de todos los que recorrió. Sin embargo  recuerda con cariño la primera noche. En el bar de un pequeño pueblo le contó su recorrido en bicicleta a la mujer que atendía. "Salí del baño y toda la gente me aplaudía". Pablo programó recorrer África en siete meses y demoró veintisiete. Dos años y tres de su vida…

    En Europa "Para financiarme vendía unas pequeñas muñequitas. Colocaba la bicicleta en las calles y ferias con las banderitas de África y en el idioma que sea contaba mi viaje. Así pude continuar". Dos años le tomó recorrer Europa. La primera bicicleta “lo abandonó y no sabía” en Italia, pero allí también llegó el amor, Clara, que hizo con él un buen tramo, un año pedaleando por Medio Oriente.

    Pablo García está a tono con la época y es muy grato seguirlo Pedaleando el Globo, a golpe de ratón, claro… y el que da pedales es este muchacho bonaerense que ha pasado mil vicisitudes, conocido millares de personas, comida las cosas más extraña, visto asomar el sol en el desierto de Gobi, que muy pocos se atreven a cruzar, allá entre China y Mongolia… cuando le hablan del “violín romántico” le da un nosequé.

    "Cuando pedaleo, voy muy tranquilo. Pedalear es como una meditación y un desafío. Es como un trabajo, hay días en que hay viento y se complican las cosas" cuenta mientras hace planes para cuando vuelva a ser un terráqueo de pies sin pedalear: "Pienso realizar un documental, escribir un libro y hacer una galería de fotos con todo el material que tengo guardado".

    Con cada nueva bicicleta que ha tenido, se fueron incrementando los kilos, cada vez lleva más cosas. Sepamos de esta tercera que tiene ahora mismo, con  sus 78 kilos:

    La tercera bicicleta empleada por Pablo García, argentino, en su vuelta al mundo pedaleando“Me la regalaron en Israel, fue una donación personal. Tiene 27 cambios, con un equipo Shimano Deore. Tiene suspensión delantera, asiento de gel y los mismos portaequipajes de la bici 2, adaptados a esta bici, por un verdadero artesano israelí. Éstos son una obra de arte, porque casi siempre fueron los que me dieron problemas. En Vietnam también le puse el stand de una moto, por otro artesano o simplemente, alguien que tenía ganas de trabajar. Al fin creo que no tendré más problemas de este tipo. El peso de la bicicleta son 23 kilos, en los que cuento todos sus accesorios, como las tres cadenas y su candado para su seguridad, accesorios del manubrio, los portaequipajes y hasta unos cuantos tornillos de todo tipo y tamaño por si tengo problemas. También tres garrafas térmicas para el agua.

    Como equipaje llevo otros 55 kilos, entre ellos mi carpa, bolsa de dormir, un aislante, unas pocas herramientas, tres cámaras de aire de repuesto y un inflador de pie. Entre la ropa llevo una chaqueta para el frío, una para la lluvia y una para el viento. Una polera y tres pantalones largos; uno deportivo, uno impermeable y uno que me permita ir a donde tenga que estar  mejor vestido. Una camisa y varias remeras, (para pedalear y para vestir) entre ellas musculosas, manga corta y manga larga. No llevo jeans. También cuatro bermudas, un short de baño y ropa interior. Dos calzas cortas de ciclista, una calza larga y un par de zapatillas, un par de sandalias y uno de chinelas. También una mochila.

    Llevo una laptop, una cámara de video, trípode, dos cámaras de fotos y un total de 7 baterías con sus tres cargadores y sus respectivos cables. También momentáneamente dos discos duros y varios Cd y DVD con diferentes programas para la computadora. Llevo una carpeta de prensa para visitar posibles sponsors, un book con unas pocas fotos de África y una pila de folletos que sirven para presentar el proyecto. También mi diario de viaje, en el que escribo periódicamente, un pequeño grabador para entrevistas, un par de libros y, de acuerdo al país que visito, una guía de viajes. Varios mapas. No llevo nada para escuchar música.

    Por último llevo una pequeña hornalla a gasolina, con un diminuto juego de ollas, platos y un juego de cubiertos. Y si a todo esto le sumo los elementos de higiene, algún medicamento para emergencia, una pequeña linterna, un mosquitero, un repelente y mi cuchillo africano para “defensa personal”, me animo a decir que estoy equipado para dar la vuelta al mundo en bicicleta. Pero en estos 55 kilos de carga más la bici, no figura la comida que puedo llevar eventualmente, ni el agua. Lo sé, es una locura!”

    Claro Pablo, es lo que te dijeron cuando contaste qué harías… “¡Pero vos estás loco gallego! Me querés decir que bicho te picó. A ver loco, por lo menos mandanos algo  para ver”



    (Nuestro agradecimiento a los amigos de ADRA, Asociación de Residentes Argentinos de Quito, Ecuador, por ponernos en la pista de este argentino increíble… al que seguramente estarán esperando aparecer… en unos muchos meses, por allí)

    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo con los argentinos que llevan nuestro empuje por el mundo

    Compartir en

    Lista de comentarios

    esteban mancinelli22/07/2016 23:14:03

    hola pablo buenas tardes como estas yo bien si queres podes buscar en facebook ahi un padre y un hijo que hacen lo mismo que vos pero en argentina se llaman quique y erik quique es el padre y eric es el hijo andan por todo argentina con su bicicleta si queres contactate con el saludos estebanmancinelli

    marcos hernandez17/02/2015 14:00:57

    GRANDE PABLO!! Increible afan de superacion!! eso si es vivir la vida y ver el mundo en que vivimos :)
    Te deseo toda mi fe y fuerza para seguir tu viaje amigo.

    Edy03/10/2014 22:31:09

    Felicitaciones por lo que estas haciendo tenes unos H..... terribles y disfruta cada momento del viaje, mucha merd para la proximo viaje.

    Pd. En que fecha estas por Rio Grande Tierra del Fuego

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos