• Provincias argentinas. Huella de alfarero, relato de Elida Cantarella

    Nos llega desde Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Lo firma Elida Noemí Cantarella, nacida en Berdier, población bonaerense del Partido de Salto. Se suma a pergaminenses de los que tenemos trabajos publicados como Adolfo “Vasco” Zabalza y Ricardo Biglieri. Su pluma acerca el espíritu de un gran trovador que ha dado esa tierra pampeana.

     

    Huella de Alfarero


    Francia, la precursora de la igualdad, lo cautivó con su arte, con el mundo exuberante de la moda y los diseños. En su  recorrido por las calles y pasajes se detuvo frente a las puertas de un gran teatro. Franqueó el misterio de los umbrales, ingresó en una sala y se acomodó en la primera fila. Los gobelinos y cortinados se mecían acunados, tal vez, por la magia desprendida del encordado de una guitarra o los acordes de un teclado. No menos sugestivas fueron las energías que de pronto lo lanzaron de bruces sobre el escenario.

    Desde un oscuro rincón, la proyección de una silueta difusa desplegó un andar pausado. Los movimientos se acompañaban con destellos luminosos, cual luciérnagas en noche cerrada; eso fue lo que creyó ver. Sabía que estaba; que algo había, pero no podía precisar los contornos de la extraña figura.

    Ella sí, tenía datos de él, lo comprobó  cuando le dijo: “Tú, que vienes del corazón mismo de las pampas, llévame contigo, devuélveme a la infinitud de las llanuras cuajadas de trebolares y montes. Añoro el trotar de los potros y la lentitud de los burritos cañeros que atraviesan quebradas y valles”.

    Después de escuchar esa descripción se paralizó, se sintió turbado, esa voz incorpórea le pedía que lo reintegrara al seno de su tierra. Respiró profundo para poder hablarle.

    -    Dime, ¿quién  eres?, muéstrate o creeré que tengo alucinaciones.
    -    ”Soy el eco de las artes olvidadas, soy caminante de la poesía y las tradiciones. Debo proseguir en la huella para señalar la libertad del espíritu pero necesito vigorizar mis alas sin puerto allá donde florecen los chañares, en los serpenteantes senderos de las llamas, cerca del cielo, cerca del viento frío de las alturas. No permitiré que el tránsito de la muerte desarme mi mundo, el de la música. No lograron hacerlo aquellos que con persecuciones, cárceles y proscripciones intentaron detener mi acercamiento con el pueblo a través de un decir veraz. Un destino poderoso marca el sitio y también al hombre y mientras tratamos de entender, el río sigue su curso. No soy hombre ni soy río, pero andaré la senda que me marcó el alfarero de la identidad nacional”

    Él, trataba todo el tiempo de comprender, de saber quien estaba allí. Las preguntas se le amontonaban en los labios. Increpó una y otra vez a esa “cosa” imperceptible, quería verla, saber el nombre y quien le había marcado el camino.
    La criatura alzó sus formas y le dijo: “La  envoltura corporal está en el sitio que él eligió como última morada, y su espíritu andará guapeando con una bandera de niebla, cortando el viento con un poncho pampa…Pero lo que a ti te intriga es saber quien soy…

    Te diré: soy todo lo de él por fuera: altura, contornos y movimientos, quiero que sepas que siempre estuve a su lado, a veces se enojaba cuando me adelantaba al caminar y se inquietaba con mi andar rezagado, como persiguiéndolo.

    El día del viaje final escapé de esa oscura cubierta, esa caja de madera me comprimía, me asfixiaba y no quise morir yo también. Como mi vida está en la luz, anudé mis lindes y me largué de ese lugar para llegar a este tablado, donde aquellas manos prodigiosas le arrancaron las últimas notas a su guitarra. Ahora debo volver a mi pueblo, a encender canciones en el alma de la gente, así como él “vino de lejanas tierras a contar algo”.

    De pronto, la puerta se abrió y penetraron los últimos rayos de sol que lentamente se diluían, y reflejaron un perfil confuso con rostro de paisano aindiado.

    Era la sombra de Don Atahualpa Yupanqui
                                                                               
    Elida Noemí Cantarella, escritora bonaerense que reside en Pergamino, Argentina

    Elida N. Cantarella, Pergamino, Argentina

    Argentina Mundo, las provincias argentinas, sus pueblos y ciudades; folklore y tradición
    Provincia 25 ArgentinaArgentina Folklore  - Argentina TangoRadio Aldiser

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Dante Rodríguez Pelecanachis12/09/2013 03:58:54

    Elida, hermoso trabajo, imaginativo, lleno de imágenes y muy conmovedor.

    Olga Ofelia Monsalvo11/09/2013 00:10:58

    Felioitaciones Ely!! yo ya tuve la suerte de haberlo leido en tu libro,
    igual te digo que me gusto mucho, que Atahualpa fue uno de los mas importantes
    referentes del folklore y que me llena el alma escucharlo, me alegro mucho que lo incluyeras en tus hermosos escritos...

    MARIA HAYDEE09/09/2013 21:05:04

    "POR SUS OBRAS SE CONOCE EL ARTESANO ".
    FELICITACIONES ELIDA Y QUE CONTINUEN LOS EXITOS!!!!

    ALFREDO MARTIN07/09/2013 14:23:07

    FELICITACIONES ELY.MUY BIEN EXPRESADO TU SENTIR DE ESCRITORA,EXALTANDO LA FIGURA IMBORRABLE DE UN GRAN ARGENTINO QUE PASEO POR EL MUNDO NUESTRAS RAICES AZULES Y BLANCAS

    ESTELA BELCUORE07/09/2013 02:29:42

    ELIDA "FELICITACIONES" que maravilla las descripciones, en un lenguaje que llega al alma, sensible y poético, exclusivo para Don ATAHUALPA-

    Elida hermoso relato, felicitaciones. Ya nos tienes acostumbrados a tus escritos con un estilo propio que te identifica. muy, muy bueno.07/09/2013 02:00:03

    Leonor Ase leonorase@hotmail.com

    suana succini07/09/2013 01:57:16

    Maravillosa narrativa, conmovedora, llena de poesía Felicitaciones Elida

    Laura Pérez Suárez07/09/2013 00:51:47

    CANTARLE A DON ATA ES COMO OIR EL VIENTO PASAR ENTRE LAS PIEDRAS... SU RECUERDO NOS TRASPASA, SUS PALABRAS ALIMENTAN EL CANCIONERO POPULAR Y NOS ENALTECE SU GRANDEZA... TE FELICITO ELY PORQUE PUDISTE CAPTAR EL TESORO DEL POETA Y REGALARNOS ESTAS PALABRAS QUE BROTAN DE LOS RECODOS DE TU CORAZON..

    Ricardo Biglieri06/09/2013 22:51:30

    Quienes conocemos la obra de Ely nos alegramos que haya decidido darle a ella vuelo internacional haciendo conocer pinceladas de Don Ata,con una dialéctica propio, sin remaneos, con la belleza de la palabra justa y ese toque tan particular que su estilo posee.
    Con permiso de Eduardo,!bienvenda a este lugar que gentilmente él nos brinda!

    Luciana06/09/2013 22:24:03

    Élida, me emociona esa voz y ese cuerpo, ese andar y esa nostalgia de la tierra. Bello. Quizás triste. Quizás simplemente presente. Gracias por el relato.

    Moni Cantarella06/09/2013 21:23:17

    Ya lo había leído con otros escritos de mi hermana, pero al leerlo aquí, sentí una emoción indescriptible!

    Hugo Patuto06/09/2013 20:28:45

    Querida Elida: una recreación de lo que sigue con nosotros... Legado de Don Atahualpa, hecho música en el reflejo del agua y el murmullo del viento. Un fuerte abrazo.

    Guillermo Bastia06/09/2013 17:42:54

    Qué hermoso relato Elida! gracias por compartirlo y sumar belleza a nuestro mundo, además del reconocimiento de lo nuestro. Un abrazo grande. Guillermo.

    Elisabet06/09/2013 16:37:55

    EXCELENTE NARRATIVA DONDE PODEMOS ABREVAR PARA CONOCER ALGO DE LA HISTORIA DE ESE GRAN MÚSICO, NACIDO EN NUESTRAS TIERRAS, EN LA PLUMA MAESTRA DE ESTA AUTORA, QUE CON SU IMAGINACIÓN PONE POESÍA Y SENTIMIENTOS PARA DELEITE DE SUS LECTORES.¡¡¡FELICITACIONES ELY!!!!

    Josette Digna Sabaté06/09/2013 16:08:51

    Que milagro, el de la palabra y la música, usadas ambas para acercar y unir pueblos ignorando fronteras.
    Hermosa historia la de "Huella de alfarero". Hermosa gente la que levanta la bandera de la amistad y enaltece la cultura sin hacer distinciones.
    Como francesa me siento orgullosa de que mi cielo haya dado cobijo a un hombre tan emblemático como Don Atahualpa.

    Graciela Capellá06/09/2013 15:17:06

    Elida es hermoso, celebro que hayas puesto tu palabra y poesía para homenajear a Don Atahualpa.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos