• Ricardo Biglieri nos lleva Argentina adentro, perdices, campos, recuerdos provincianos

    La primavera de ese año se había caracterizado por una sequía prolongada y calores fuera de época. El sol a pleno se hundía en las grietas de la tierra, que cual garganta reseca clamaban por la lluvia que se hacía desear más de la cuenta. La cosecha había sido magra por tales motivos, pero había que recolectarla por lo menos con el  escaso producido afrontar las próximas tareas que lógicamente ocasionarían gastos. El panorama era general, la situación económica no era halagüeña en toda la zona. Pero se afrontaba ella cada uno a su manera con esperanza en el futuro.

    Por la provincia de Buenos Aires cazando perdices…  y un incendio
    Por Ricardo Biglieri

    -¿Comer? -  Nunca faltó - Por lo general…, algún animal de corral, la huerta abundante que en cada casa existía, los frutales que abundaban por doquier, las clásicas hortalizas, alguna liebre merced a los galgos que rivalizaban  por su velocidad.

    Y para variar el menú, había que cazar perdices o martinetas con el clásico lazo de cerda, ¡si!, ya se que muchos no sabrán o recordarán esa técnica que utilizábamos cuando jóvenes.

    -¡Cuan rudimentaria pero entretenida que lo era!

    En los potreros por entonces bien empastados generalmente existían pequeñas sendas de no más de cuarenta a cincuenta centímetros de ancho, originadas por el paso del ganado hacia el bebedero generalmente al lado del molino. Al hacerlo, diariamente sus pezuñas iban delineando la traza de ellas.

    La abundancia de esas aves era notoria. Grandes extensiones de terrenos casi naturales, la mano del hombre empuñando escasamente un arma aún no había penetrado, encontraban allí el hábitat especial para la prolongación de la especie. Todavía oigo el silbido de las “copetonas” en las mañanas de heladas o el corto vuelo de la perdiz.

    Perdiz que habita en la pampa argentinaA veinte centímetros del suelo cruzábamos esa senda por un alambre sostenida en sus extremos por dos estacas. De ella, bien sujeto pendía un pequeño lazo hecho con las cerdas largas de la cola de los equinos. Generalmente ocho bastaban y se fabricaba un pequeño lazo trenzado oval de diez centímetros de altura. A cada lado del mismo se colocaban ordenados cada cinco centímetros granos de cereal, generalmente maíz.

    El animal venía despreocupado comiendo y a veces, no muchas, introducía su pescuezo en el lazo y cuanto más fuerza hacía, más se ceñía, porque la cerda tenía la particularidad que luego de ceñirse no se aflojaba más y se producía la muerte por asfixia. Ese día el menú era distinto…

    Un poco difícil de explicar la técnica pero espero se haya entendido. El panorama no era muy halagador, solo se venía una vez al año a la ciudad a pagar la patente del vehículo y el Inmobiliario del campo.

    Pero volviendo al tema principal. ¡La cosecha había que levantarla!  Y este caso que narraré le ocurrió a un vecino y estuvo a punto de afectar nuestro lote. Hacía poco tiempo que habían aparecido las cosechadoras de arrastre, tiradas por un tractor.

    Un día caluroso al máximo, carente de humedad ambiente, en un lote de cebada, cereal quizás mas inflamable que el trigo, marchaba un tractor DEERING con rodado a uñas. Aún  no habían aparecido aún los neumáticos para uso rural, alimentados a agrícol, un combustible más inflamable que el querosén y algo menor que la nafta.  El rudimentario sistema eléctrico o fallas de combustión motivaron una serie de falsas explosiones y expulsiones de chispas al aire.

    De allí a que si iniciara un pequeño fuego bastaron segundos. El viento prestó su ayuda y aquello que se pensó sería apagado con bolsas empapadas tomo cuerpo en poco tiempo y su avance era notorio.

    El dueño de la maquinaria se alejó a todo escape, tratando de salvar su capital y allí apareció la solidaridad humana. Surgieron vecinos con palas, barriles de agua y un viejo tractor FORSON con su arado de tres rejas trazó un contrafuego a riesgo de perder su maquinaria y recién allí se pudo controlarlo.

    Veinte hectáreas quedaron tierra rasa, su color aumentaba la tristeza, solo se veían esparcidos el contenido de las bolsas que resultaron quemadas. Las lágrimas del productor marcaban surcos en su rostro cubierto con cenizas, y en esos momentos cruciales es donde aflora la solidaridad humana.

    Un ejército de colaboradores volvió a embolsar el contenido, a reparar los alambrados, decenas de varillas de madera aparecieron sin cargo de devolución y no faltó aquel que se hizo cargo de la libreta de manutención general, que había que pagarla esos días y el almacenero corrió con sus gastos hasta que organizara sus finanzas.

    Los gestos de aquella gente, la espontaneidad de su ayuda, a pesar de ser yo un niño, marcaron una impronta en mi vida que trato de conservar, más aún ahora con el almanaque con muchas hojas perdidas.
                      
    Del mismo autor
    La Argentina de las provincias pampeanas y esas melgas de añoranzas
    Provincias argentinas. Ricardo Biglieri, relatos de la pampa gringa
    Provincias argentinas. Esas cosechas de maíz, el malacate, un mate
    Provincias argentinas y aquel turco vendedor ambulante
    Campo argentino. Aquellas plagas bíblicas de langostas
    Fiesta gaucha de la tradición en el campo argentino, vista por Ricardo Biglieri

    Ricardo Biglieri, escritor de la pampa argentina, residente en Pergamino, Provincia de Buenos Aires

     

    Ricardo Biglieri, Ciudad de Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina

    Argentina Mundo recorriendo las provincias argentinas y sus pueblos y ciudades; folklore y tradición
    Argentina Folklore - Argentina Tango Radio Aldiser

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Marta Susana Siciliano05/03/2015 16:01:22

    Al releer este relato me llegan muchos recuerdos y aparece la comparación con lo que es en la actualidad el trabajo en el campo.
    Pero lo de la caza de perdices me trajo a la memoria ese entretenimiento que era de lo más divertido. Siendo yo muy jovencita, salíamos de noche a cazarlas con una red. Mi padre las encandilaba con un farol, mi hermano cargaba la batería que lo alimentaba y la perdiz se quedaba quietita...y yo, muerta de risa, sosteniendo la red con un palo, la encerraba y... a la bolsa. Después, lógicamente, al escabeche que hacía mi madre. pero creo que nunca me he reído tanto en mi vida.

    Marta Susana Siciliano26/10/2013 04:51:53

    Muy buen relato, Ricardo y ¡qué tiempos aquellos!!Los recuerdos pasan como en una película y no hay palabras para valorar el esfuerzo de esos campesinos, con elementos tan precarios para alcanzar la cosecha y solucionar los inconvenientes que se presentaban, como el del relato.
    Gracias Eduardo por compartirlo.
    Marta S. Siciliano

    ADOLFO ZABALZA25/10/2013 22:41:48

    BUENO RICARDO, TUS RELATOS CAMPEROS ESTÁN MARCANDO UN HITO EN ESTA PUBLICACIÓN QUE TAN BIEN "JINETEA" EL AMIGAZO ALDISER DESDE ESPAÑA- COMO TODAS LAS MAÑANAS, MIS CORDIALES SALUDOS.- VASCO

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos