• Wilson Saliwonczyk - Trovero, payador y estudioso del folklore en Argentina

    En una de nuestras payadas online  hemos cerrado la misma con un vídeo de este bonaerense, Wilson Saliwonczyk, en compañía de otro payador de Argentina. Ya habíamos difundido su local porteño, que es un reducto del folklore argentino en la capital del país. Queremos saber más…

    Por ejemplo Wilson, de donde eres, a qué escuela fuiste, por donde viviste, adonde resides actualmente…

    Nací en 1975 en General Viamonte, más conocida como Los Toldos. Algunas ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires tienen dos nombres, uno corresponde a la ciudad y otro a la estación de tren, así como Rivadavia también se llama Estación América o como Tres Algarrobos  es también Estación Cuenca en el Partido de Carlos Tejedor.



    El payador argentino Wilson Saliwonczyk en plena actuación. Recorre las provincias argentinas con sus payadas y conferencias sobre los troveros en el mundo. Participa en programas de Radio Continental de Buenos Aires.Yo nací en el campo, en la bajada al pueblo de San Emilio, sobre la ruta 65 que une Rosario con Bahía Blanca, puerto a puerto. Mis viejos eran empleados en un pequeño campo, encargados, cuidadores, tamberos, con las primeras ordeñadoras mecánicas que aparecieron en la década del 70. Recuerdo mucho esas épocas, gallinas, cerdos, vacas, caballos, árboles, pájaros, campo. La infancia es un lugar tan querido que el olor a bosta de vaca puede traerte nostalgia.

    Yo nací cuando mi madre tenía 16 años, así que tengo padres jóvenes. Casi no fui a jardín de infantes (parvulario). Mi Vieja, que tenía 19 años, me llevaba en bici del campo a la ciudad así que fui unos días y no fui más. Cuando yo tenía cuatro años nos mudamos a Necochea donde también vivíamos en el campo, sobre la Ruta 88. Así que a los cuatro años sumé el mar y las gaviotas a mis pájaros y paisajes.  Hice primer grado en la escuela Nº 2 de Necochea donde solo vivimos un par de años.

    Cuando por mi oficio de payador volví a Necochea fui a ver aquella escuela gigante y la encontré asombrosamente pequeña. Después de eso nos vinimos a vivir a 9 de Julio donde hice la primaria en la escuela Nº 52, escuela de barrio, con calle de tierra y cáscaras de mandarinas robadas por los chicos. Aun vivo en 9 de Julio.

    El payador argentino Wilson Saliwonczyk en Paris, durante una de sus muchas giras europeas¡Hombre!, Los Toldos, eso es nacer en una tierra muy criolla, donde conviven el gaucho que reúne sangre española y nativa, junto al aborigen americano, generalmente mapuche o ranquel… de eso hablamos en muchas notas nuestras y siempre Los Toldos está presente.  Quiere decir que esos pagos bonaerenses te dieron mimbres para ser payador…

    Sí, mi viejo es uruguayo y el Río de La Plata es toda una sola región cultural. Yo entro a la payada por un profundo amor, desde muy niño, a todo lo que tiene que ver con el leguaje. Amo las rimas, la poesía, las etimologías, la semiótica, los idiomas como el galego, el euskera, el mapudungún, etc.

    Luego mi padre me ofreció, entre otras cosas, libros de payadores y el Martín Fierro que atraviesa mi vida de punta a punta. Leía esas aventuras de indios y gauchos de muy chico con deleite y de grande recorro el mundo dando conferencias guitarra en mano en  universidades de más de veinte países.

    Pero había otros libros y otras músicas en casa, sobre todo el amor y el estímulo de una madre que de una familia muy humilde supo llenarnos de arte y alentarnos a proyectarnos al mundo. Tengo una hermana de 33 años que es una médica brillante y otra de 15 años con una cultura general deslumbrante.

    El Payador argentino Wilson Saliwonczyk durante una de sus presentaciones en festivales de América¿Sabes? En Rosario he conocido y tratado al payador Alfredo Santos Bustamante. De verlo versear en la radio o escenarios, he aprendido a respetar esta disciplina que entronca con los troveros del medioevo… seguramente que así ocurrirá con los auditorios a los que llegas con tu canto y guitarra, en un arte tan difícil e importante para ir contando las cosas de aquí y allá…

    ¡Que Lujo! que privilegio que hayas conocido al payador Bustamante, cada vez que voy a cantar a Rosario su fantasma habita los escenarios donde canto y de alguna manera le convido unas estrofas en su homenaje.  Si, efectivamente, toda la juglaría de payadores, regueifeiros, bertsolaris, repentistas, trovadores etc. es también el oficio de cronistas trotamundos. En la era de internet los poetas siguen siendo un medio de comunicación, hoy con otras noticias, que tienen más que ver con lo que sucede en las profundidades del ser humano y no en la bolsa de Nueva York o en el parlamento de Bruselas.

    Ahora bien, te veo rubión, pinta europea y un apellido que si los cálculos no me fallan, puede ser ucraniano. Vamos, que como Landriscina o el mismo Betinotti en tu especialidad… esas familias inmigrantes enraizaron bien en nuestra tierra…

    Wilson Saliwonczyk, payador y coplero argentino. Ha actuado y dado conferencias sobre los troveros en muchos países del mundoSi, el ser humano cree que se ha hecho sedentario pero es porque no se ha mirado seriamente en el espejo jajaja. La verdad es que seguimos siendo nómades, quizás la ilusión del arraigo cultural nos permita pensar que somos de algún lugar, pero como dice la canción de Facundo Cabral no soy de aquí, ni soy de allá” y si esa frase le quedó bien a más de medio mundo por algo será. Mis abuelos paternos vinieron de una aldea de Kiev, esa provincia, efectivamente, hoy pertenece a Ucrania, en aquella época, década del 30, pertenecía a Polonia. Mis abuelos vivían en una pequeña aldea de campesinos donde todo se producía en casa y todo venía de la tierra, la leña, la leche, la ropa, los huevos, los muebles, los animales, las papas, el pan, los repollos, el queso, los cereales, la grasa, los embutidos, etc.

    A veces bajaban a una feria a un pueblito donde practicaban el trueque y a penas si conocían el dinero para comprar sal, azúcar, café, especias y poco más. Vinieron a Sudamérica huyendo de las guerras. Por esa zona pasaban todos los ejércitos devastando todo de ida y vuelta. Era costumbre en la zona y en la época, cuando nacía una niña, regalarle una vaquita que luego sería su dote y su sustento mínimo garantizado.

    Mi abuela tenía una ternera llamada Blanquita cuando era chica, cuando venían los ejércitos corrían a refugiarse en los montes y ella dormía entre las manos y las patas abrazada a la panza de su ternera acostada, era su manera de salvar su vaquita y de protegerse a la intemperie de fríos de catorce bajo cero.

    El payador argentino Wilson Saliwonczyk, nacido en Los Toldos y residente en 9 de Julio, ambas ciudades de la provincia de Buenos Aires, ArgentinaAquella niña en Sudamérica, en los campos uruguayos, talaría árboles sola y los rajaría a lo largo para construir corrales mientras su esposo volvía a Europa a vender sus tierritas. Antes pasaron por Asunción del Paraguay donde mi abuelo alquilaba un gran caserón con muchas habitaciones. Él iba con su carro y su caballo  a recibir a sus paisanos inmigrantes en el puerto. En ese entonces las maletas eran un baúl, en casa de mis abuelos, en Uruguay, aun está el baúl que trajeron de Europa.

    En Paraguay, como mi abuelo ya conocía el idioma español los alojaba, les solucionaba los papeles y les conseguía trabajo, los instalaba. Era una persona mucho más práctica, lúcida y más buena que los burócratas de migración de la época, todos le llamaban “El Consul” jajaja. Después de muchos años y ya viviendo en Uruguay, a mi abuelo todavía lo llamaban “El Cónsul”.

    Mi bisabuelo materno vino de Asti, Italia con 12 años y regresó a Italia para hacer el servicio militar, allí lo atrapó la primera guerra mundial donde unas cáscaras de papas eran un manjar y donde los “enemigos” se encontraban frente a frente en el campo de batalla, se miraban a los ojos y no se disparaban. Vueltas de la vida, mi bisabuelo materno estuvo prisionero en Polonia y allí aprendió palabras que luego podía hablar con mi familia paterna que venía de Polonia. Como tantos emigrados, acá se hizo más criollo que los criollos y hasta tejía ponchos en telar. 

    El payador argentino Wilson Saliwonczyk en otras de sus facetas, dar clases para despertar la capacidad creativa de niños de ArgentinaVaya, con que también nos une la sangre piamontesa… ya un día nos encontraremos para hablar de esos abuelos nuestros de Asti… Dime, con tu arte y esa otra faceta, el estudio de los troveros y payadores, has estado por aquí y otras partes del mundo difundiendo tus conocimientos, realizando intercambios con colegas…

    ¡Claro! Allí en Galicia tengo a mis hermanos regueifeiros y tantos otros hermanos en diferentes puntos del mapa. Lo cierto es que la guitarra me lleva a viajar mucho, y me dio la posibilidad de compartir sabores, músicas, aromas, paisajes y abrazos de un sinfín de culturas de Europa, África y América. 

    Wilson… ¿Sumas a eso una labor didáctica en Buenos Aires?

    Estoy dando talleres literarios para niños en varias ciudades de Argentina, los niños son grandes poetas, su imaginación, su fantasía encuentran alas en la poesía. Estoy muy feliz con estos talleres, además también doy talleres literarios para grandes, talleres de improvisación y las charlas que antes te mencioné.

    El payador argentino Wilson Saliwonczyk durante su participación en los programas de Radio Continental de Buenos AiresSiempre he sido muy yupanquiano… en parte creo que podríamos incorporar a Atahualpa en ese grupo de troveros argentinos que han sabido y saben ir recogiendo la cultura de distintas regiones, elaborando un canto nacional…

    Atahualpa Yupanqui
    es Dios, es un filósofo de la tierra, un sabio. No hay sobredimensión en esto, he visto filósofos de vanguardia como Giles Deleuze desarrollar ideas y frases textuales que Atahualpa dijo hace 40 años. Además, como dicen en Chile, es un pata i´perro, en cada pueblito de tierra del planeta donde quieras ir, allí estuvo Atahualpa cantando. 

     

    Wilson… nos queda muchas cosas para seguir conversando a la distancia y ha sobrado un poco de yerba y azúcar… cuando se presente la ocasión nos volvemos a sentar en otra mateada. Te pido que nos dejes tu punto de encuentro porteño y ya te quedarás payando para nuestros lectores…

    Ahora estoy todos los sábados en Radio Continental  ‎ de 10 a 13 hs. de Argentina, es una hermosa oportunidad para seguir conversando con los pueblos ya que es la radio más escuchada del interior del país.  Un fuerte abrazo y muchas gracias por la paciencia para mi larga conversa.

    Muchas gracias a ti, Wilson Saliwonczyk, que has sabido agauchar ese apellido difícil para nosotros… hasta siempre… o hasta ahora mismo, que aquí volvemos con el programa Raíces Puntanas, que hace Antonio Tarrago Ros y tiene a Perla Argentina Aguirre en los guiones... conocí a sus padres en Rosario, siempre Rosario

    Eduardo Aldiser
    Argentina Tango  - Radio AldiserArgentina Mundo  -  Argentina Folklore
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    alfredo galesio04/10/2014 02:24:36

    descubrí, días pasados, en un programa de TV a este señor Wilson y decidí entrar a la PC
    pues imaginé encontrarlo y gracias a Dios se me hizo. es como dicen en mi ciudad,Pergamino, una cosa de no creer, he quedado super enganchado, asi que ahora trataré de encontrarlo en Youtube o en donde sea pero encontrarlo para deleitarme con su "sabiduría" que no se aprende ni en Hardvard. gracias a Dios que tiene este sitio. ¿Como podré saber si esta en algún espacio de radio y cual es?? De todos modos estoy agradecido y muy contento haber encontrado esta página.

    griselda susana ravanelli06/09/2014 21:10:11

    soy sobrina del payador BUSTAMANTE , por parte de su compañera de vida Isabel ordoñez(la paisanita) como la llamaban ,hermana de mi madre y recuerdo en mi niñez criado con ellos su mundo campero y a la vez el conjunto que conformaban se llamó FOGONES ARGENTINOS .en ese tiempo yo tenía 10 años de edad y recuerdo junto a mi abuela escuchar a los payadores desde el URUGUAY x radio continental a las 22hs. Recuerdos imborrables que han quedado marcado en mí mente y en todos aquellos que tuvieron la oportunidad de conocerlo realmente era una guía de DIOS .

    Susana Giraudo11/04/2014 05:34:33

    Como todo artista que se precie y a veces se desprecie, tengo un rincón solo mío donde me miro a un espejo imaginario. A veces me gusta lo que veo y otras no. Pero no está mal, de ese modo uno tiene cortita a la soberbia.
    Hoy, me dediqué a dejar de lado mi propia poesía para vivenciar la de los payadores. Costumbre mañosa la de la improvisación. He despuntado ese vicio con mi gran amigo y maestro Jorge Ariel Madrazo y tantas y tantas veces sentimos juntos el placer de decir verdades jugando, como si no las dijéramos, pero allá van... y no vuelven.
    El viento se lleva las rebeldías, los momentos de comunión con la naturaleza, los jirones de dolor en que a veces se convierte el alma y el clamor del amor auténtico con sus claroscuros,tal como Dios lo manda.
    Me ha emocionado enormemente la autenticidad de Wilson, la gracia, la ductilidad y la fuerza con que despliega su arte. Fue un placer y lo agradezco.
    Susana Giraudo

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos